Hemeroteca: Las fábricas de salazón enviaban víveres para la guerra en Melilla

Las conserveras se unieron a otras empresas de la provincia para ayudar a los soldados desplazados en África


En septiembre del año 1909, el ejército español estaba inmerso en un conflicto bélico en el continente africano que se fue complicando a medida que pasaban los meses, y que requirió la ayuda de todo el país, incluidas las fábricas de conservas y salazón que estaban ubicadas en los municipios de Noia, Muros, A Pobra y Rianxo.

Tal día como hoy, hace 111 años, La Voz informaba de que había partido por tren hacia Málaga un envío con destino a los soldados de Melilla que incluían ropa, víveres y distintos efectos y regalos. Entre las provisiones estaban los productos que salían de las fábricas de Barbanza, que fueron enviados en cajones «que llevaban el precinto de la casa receptiva, además de otro especial en el que se lee: ‘Al ejército de África, el comercio y la industria de La Coruña’».

Este solo sería uno de otros tantos lotes que recibirían los soldados españoles desplazados a Melilla, ya que hasta finales de ese año no se daría por solucionado el conflicto con las tribus bereberes del norte de África. Aunque en un principio la rebelión de los rifeños parecía que podría controlarse con unos 4.000 soldados, finalmente fueron necesarios más de 28.000. El número de bajas después de seis meses de conflicto ascendió a 2.235, de las que 358 fueron muertos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Hemeroteca: Las fábricas de salazón enviaban víveres para la guerra en Melilla