Hemeroteca: Un ribeirense residente en el País Vasco era detenido por colaborar con ETA

BARBANZA

archivo

Fue condenado a 12 años de cárcel acusado de integrar el comando Aker

19 sep 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Sorprendidos se quedaban los ribeirenses con la notica que saltaba a la luz hace 34 años. Un vecino de la ciudad, Juan Francisco Franco Argibay, de 22 años, era detenido como presunto colaborador de la banda terrorista ETA. El joven residía en Pasajes, a donde se había trasladado de niño con su familia y donde trabajaba como marinero. Su arresto coincidía con el anuncio que realizaba el entonces director de la seguridad de España, Julián San Cristóbal, sobre la posible comisión, de forma inminente, de sangrientos atentados en Madrid por parte de dicha organización, con los que querrían forzar una negociación política.

Además del ribeirense, en aquella operación eran detenidos dos integrantes del comando Aker, acusado del asesinato del jubilado Enrique Moreno el 2 de mayo de 1986 en San Sebastián, que había sido asumido por la banda terrorista.

Casi tres años después, en julio de 1989, la Audiencia Nacional hacía pública una sentencia según la cual condenaba a Franco Argibay y a los otros dos presuntos etarras que habían sido apresados el mismo día a 12 años de cárcel. Los tres estaban acusados de integrarse en un comando de ETA y de estar en posesión de armas de guerra.