Cabo quiere despedirse de La Concha con el sabor del trabajo bien hecho

Álvaro Sevilla Gómez
s. Gómez RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

MARCOS CREO

Los barbanzanos buscan mejorar la imagen y las sensaciones de la primera regata

13 sep 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Lo que dolió no fue el séptimo puesto logrado el pasado domingo en San Sebastián. Si algo hizo daño en la trainera de Cabo fueron las sensaciones con las que terminaron esa primera final de la Bandera de La Concha. «Non foi unha boa regata, é certo. Agora toca remontar e facer unha proba máis completa», afirma el técnico de la bancada, un Beni Silva cuyos chavales podrán cobrarse su particular revancha esta mañana, a partir de las 11.00 horas. El objetivo es el de espantar fantasmas y cerrar su paso por la gran prueba del remo con el sabor del trabajo bien hecho. Refuerzo que se antoja necesario para el futuro.

«A verdade é que estamos todos un pouco fríos. Esperabamos máis e a competición púxonos os pés na terra. Estamos frustrados, pero non derrotados. Queremos volver á casa con outras sensacións para acabar a tempada da mellor maneira», asegura Beni Silva, que sabe que si las cosas hoy no salen bien, el equipo quedará tocado para las pruebas que se disputarán el próximo fin de semana en Bermeo y Portugalete, y que darán por finalizada la Eusko Label Liga más atípica.

La clave pasa por no repetir los errores de la última manga en San Sebastián. «Saímos ben, pero na segunda parte do longo de ida fómonos e empezamos a perder tempo esaxeradamente. Logo fomos á desesperada. Mantivemos o tipo en popa, pero non remamos coa calma suficiente. Perdemos o control e a remada», dice Silva, que explica que, en el campo de regatas, una vez llegados a la altura de acuario de San Sebastián, el mar se complica: «Hai moitísimos rebotes. E o outro día estaba bastante sucio. Nese punto foi onde empezaron a caer os segundos».

La primera tanda

Sabedores de que les tocará abrir la prueba, Silva destaca que la clave pasa por mantener la cabeza y el corazón fríos, y no dejarse llevar por lo que ocurra con el resto de bancadas: «Non podes mirar para eles. Teste que centrar en remar, seguir ata o final». Una buena señal sería tomar la ciaboga cerca de los rivales, aunque reconoce que cualquier error puede hacerlo imposible: «Cada un ten que facer o seu traballo, tanto o patrón coma os remeiros. Si vamos tranquilos, confío en que nos sairá unha boa regata. E espero que esta vez a rúa na que rememos tamén nos axude».

Si finalmente las suerte y la jornada les es esquiva, Silva reconoce que también es importante poner los pies en el suelo. Delante tienen a las mejores traineras de España, con presupuestos que empequeñecen al de Cabo y con bloques prácticamente profesionales. «Hai equipos que levan 30 anos remando na Concha e nós temos remeiros que o fixeron este ano por primeira vez. Debemos ir dando pasos pouco a pouco. Aínda que sexamos afeccionados, isto pasa por ter uns códigos de semiprofesionalidad. Non é só unha afección, o estar nun club non é un hobby, é outra responsabilidade».

Con eses ingredientes, cuajar una buena actuación, ponerse al nivel del resto de embarcaciones y persiguiendo ese objetivo de seguir creciendo, Cabo afronta la recta final de la gran regata de la temporada. Será esta mañana en las aguas de San Sebastián donde los barbanzanos puedan, o no, ponerle la guinda a una temporada en la que ya han demostrado que son el mejor equipo de Galicia. Ahora toca refrendarlo en el País Vasco.