Jonatan Fernández: «Lo más trascendente es que vi a todos los clubes unidos»

Álvaro Sevilla Gómez
Álvaro Sevilla RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

MARCOS CREO

El gestor de la Liga Galega de Traiñeiras destaca que los lazos de unión entre los clubes son más fuertes que nunca

08 sep 2020 . Actualizado a las 08:48 h.

Jonatan Fernández (Ribeira, 1991) afrontó su verano más difícil al frente de la Liga Galega de Traiñeiras (LGT). El covid amenazó con amarrar las embarcaciones a tierra hasta que directiva, clubes y remeros dieron un paso al frente para salvarlas. Esa unión, destaca, los ha hecho más fuertes y ha marcado el camino a seguir de cara al futuro. Juntos el remo es un valor seguro.

-¿Cómo vivió este verano?

-Para mí lo más trascendente es que vi a todos los clubes unidos. Y no es un decir, los vi realmente unidos. Este es un deporte en que la pasión lleva a todos a vivirlo al máximo, al 110 %, y eso genera conflictos. Pero este año no. Luego está el magnífico trabajo de los clubes y de la directiva, que fue muy versátil y se adaptó a todo. También la Xunta y la federación gallega. Todos juntos sacamos una liga deportiva en medio de una pandemia. Haciendo las cosas con cabeza y cuidándose, con un protocolo cerrado, se pudo sacar adelante.

-Me imagino que tuvieron que improvisar según avanzaba la pandemia.

-Sí, sí. Tuvimos un brote importante en A Coruña que dificultó e imposibilitó las regatas de Perillo y Mera, y buscamos la manera de hacerlas en Bueu. Había prevista una jornada y se hizo una doble de un sábado para un domingo. Fue algo inédito. Se logró gracias a que hubo unanimidad de los clubes que quisieron desplazarse a Bueu, a pesar de que no había premios en metálico. En Muros ocurrió lo mismo. Capeamos el temporal porque los clubes colaboraron y la directiva de la LGT se mostró muy versátil. Tuvimos más de 15 reuniones informativas y nunca vi a la gente tan colaboradora. Hubo dificultades, pero cuando hay ganas y fe por parte de todos, las cosas se sacan adelante.

-¿Después de tres meses confinados la gente comenzó a valorar lo que realmente quería?

-Yo creo que sí. Además en el remo la pasión es exacerbada. Es gente que se prepara siete u ocho meses para competir dos y medios o tres. Que tiene su dieta, entrenamientos espartanos seis días a la semana y con dobles sesiones. No son profesionales, pero entrenan y su realidad es como la de un profesional. Hicimos más de 700 test y pruebas rápidas y todos fueron negativos. Y estoy seguro de que si no hubieran esas ganas, alguno habría dado positivo. Es cierto que hay que tener suerte, pero toda la familia del remo se cuidó. Todos tomaron precauciones para no contagiarse porque también perjudicaban al equipo, que lo dejaban en jaque.

-Cree que se marca el camino para otros deportes?

-A ver, el remo no es un deporte de contacto y se hace al aire libre. Tiene sus particularidades, que en este caso ayudan. Pero sí que se marca un punto de partida para que el resto, haciendo un protocolo, analizando los agentes que intervienen, limitando aglomeraciones y teniendo el material sanitario a pie de calle, pueda hacer una competición durante una pandemia.

-El covid motivó que bastantes equipos se dieran de baja antes del verano. ¿A pesar de eso cree que la liga sale fortalecida o debilitada de esta situación?

-Soy de los que piensa que esas nueve embarcaciones que se cayeron hay que repescarlas el año que viene. Pero la liga y la asociación van a salir muy fortalecidas. Estos lazos de colaboración son más fuertes.

-¿Y qué objetivo hay para el próximo año?

-Creo que hay que repescar a esos clubes de los que hablamos y que el nivel deportivo siga siendo el de este año. Parece que hablamos del protocolo y nos olvidamos de la competición, que este año fue impresionante. En la Liga A, Tirán y Samertolameu parecía que estaban en un combate de boxeo. Derechazo aquí, derechazo allá... Fue la liga más disputada de la historia. El nivel de la A es muy alto, y esas dos traineras están para competir en la ACT. A ver que pasa en el play off. En la B, Puebla estuvo muy fuerte y Cesantes fue de menos a más. El año que viene hay que mantener ese nivel deportivo.