Las linternas que guían las rutas del mar

Los seis faros barbanzanos continúan activos en la actualidad de manera automatizada

A.G.
Ribeira / la voz

Los faros siempre han sido uno de los atractivos turísticos en la costa barbanzana. Cuidadores de barcos en las aguas del Atlántico, estas construcciones soportan temporales, la dureza del mar y el paso del tiempo. Todos ellos han visto como los fareros abandonaban sus paredes, pero sus linternas continúan señalando los caminos del mar. Las seis torres de la comarca continúan prestando servicio como lo han hecho siempre, aunque ninguna de ellas se activa de forma manual.

Siguen siendo firmes vigías de la bravura atlántica y grandes guías para los navíos, demostrando su enorme utilidad en el mar. Sin embargo, en tierra ejercen un gran magnetismo y atraen a numerosos curiosos. Ninguno de los faros de la comarca puede visitarse y, sin embargo, son punto de visita obligada. Los emplazamientos en los que se enclavan y los propios edificios nunca dejan de cautivar.

Carnota, Ribeira y Muros son los tres municipios de la comarca que cuentan con vigías del mar. Conocidos por su belleza, desde las oficinas de turismo recalcan la importancia que tienen para las localidades y el interés que suscitan entre los visitantes.

Algunos, como los de Corrubedo o Lariño, tendrán una nueva vida, ya que sin dejar de marcar la ruta a los barcos se transformarán en singulares establecimientos hosteleros. Lo reconoce la técnica de turismo de Ribeira Sandra Fernández, quien recalca la importancia de la puesta en valor del faro de Corrubedo: «Convertelo nun hotel con restaurante e sala de exposicións será un enorme atractivo».

La técnica manifiesta que «tal e como está xa ten moitísimo tirón, sen dúbida é un dos enclaves turísticos do municipio». Construido en 1853, se localiza en un punto estratégico: «Pódese ver a enerxía da auga, que bate con forza nas rochas. Aínda que moita xente pregunta por el en verán, cando realmente se aprecia a súa beleza é en inverno. Moita xente nin baixa do coche, pero é un verdadeiro espectáculo natural», admite la responsable turística ribeirense.

    

Fue concebido como una pequeña luz local y seis años más tarde, en 1847, acabó convertido en faro. El último farero abandonó el lugar en el 2017, funcionando desde entones de forma automática

     

Aunque el de Corrubedo es el faro más popular, no es el único del que puede presumir el municipio. En Sálvora y Rúa se levantan sendos edificios históricos. El primero, de 1847, sufrió múltiples remodelaciones y, al igual que el conjunto de la isla, tiene la declaración de bien de interés cultural. «Case ninguén visita Sálvora sen facer a ruta do faro. A historia do naufraxio do vapor Santa Isabel fai que moita xente se sente preto para observar a inmensidade do mar», apunta la técnica.

El más desconocido

El de Rúa es el gran desconocido. Fue construido en 1864 con el mismo diseño que el de Ons: «Só podes chegar en barco, así que é menos coñecido. A diferenza con respecto a Sálvora é que podes ir nunha embarcación particular e sen pedir permiso».

   

Ubicado en la ría de Arousa, se encuentra en la isla del mismo nombre. Su linterna se encendió por primera vez en el año 1869 y la edificación es idéntica a la existente en la isla de Ons.

    

Por lo que respecta al faro carnotano de Lariño, que también se convertirá en hotel. Mientras no llega su transformación, los visitantes acuden para contemplarlo: «Na zona do faro hai unhas postas de sol incribles, que son o principal reclamo agora mesmo. Cando estea habilitado o edificio seguro que a xente se interesará incluso máis por el», aseguran desde la oficina de turismo.

En cuanto a la ría de Muros-Noia alberga dos construcciones singulares emplazadas en el término muradano. La más antigua está en punta Queixal. Se trata del faro de Louro, que posee una torre de cinco metros cuya linterna se instaló en 1862. Su gran belleza arquitectónica se complementa con las vistas. La técnica de la oficina de turismo de Muros comenta: «Ten o enorme atractivo de estar situado nun lugar privilexiado».

En la carretera de entrada a la villa de Muros puede verse el faro de Rebordiño, construido para facilitar la entrada en el puerto. Posee una torre de 6,5 metros de altura, es la única de fundición de hierro de los faros gallegos.

Todos estos ejemplos de la arquitectura civil son uno de los atractivos turísticos de los que goza la comarca. Los emplazamientos que ocupan atraen a visitantes y residentes, que encuentran un espacio idóneo para vislumbrar bellas estampas.

Los mejores lugares de Barbanza para disfrutar de la puesta de sol

lucía eiras / m. x. b.

Los montes y las playas se presentan como los mejores escenarios para ver las puestas de sol

Con su despedida, el sol deja tras de sí en Barbanza una oleada naranja que se vuelve protagonista a ojos de quien tiene el placer de contemplarla. Con el sonido del mar de fondo o con los cantos de los pájaros en el monte, la localización es un factor que hace más especial un atardecer.

A pobra

Un balcón de lujo. Un conjunto de miradores sirve de escenario para contemplar cómo se despide el sol en A Curota. Una cumbre que ofrece una amplia perspectiva de las Rías Baixas, destacando la presencia de las bateas en la arousana. Las mismas que se pueden ver desde el paseo marítimo, entre la playa de Lombiña y Cabío, donde un banco sirve de excusa perfecta para disfrutar del anochecer.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las linternas que guían las rutas del mar