ribeira / la voz

Lo que comenzó con una sensación de incertidumbre en las comunidades educativas ya se ha convertido en malestar y preocupación generalizados ante cómo cumplir con el protocolo de adaptación al covid en los centros, de cara al inicio del curso académico el 10 de septiembre. En este sentido, el documento de la Consellería de Educación impone una serie de medidas a respetar que han sido fuertemente criticadas desde la Federación Galega de Directivos de Centros de Ensino Público (Fegadicep). Su presidente, y director del colegio noiés Felipe de Castro, Francisco Lires, denuncia las trabas e imposibilidades para acatar la totalidad del documento.

«Dende a federación fixéronse moitas alegacións ao protocolo, pois fannos asumir unha serie de responsabilidades», explica Lires, concretando que «de todos os xeitos, con este protocolo a seguridade non está garantida». Pone el foco en problemáticas como la falta de espacio en buena parte de las instalaciones educativas, así como de personal y de recursos económicos.

Sobre este último punto, señala que, en materia de protección, «parece ser que nos garanten unha primeira remesa de máscaras e xel hidroalcohólico, pero despois deberemos mercalas nós». No obstante, en la comarca hay colegios que reciben partidas de tan solo 250 euros anuales en concepto de gastos de funcionamiento y desde Fegadicep no han recibido aviso de un futuro aumento de fondos en esta línea. Es más, aún están a la espera de reunirse con la Consellería de Educación en la última semana de este mes.

Recreos a distancia

Las principales críticas y dudas que han recogido en la Fegadicep por parte de distintos directores se concentran en torno a la organización del alumnado y su disposición en las aulas y en el patio. «En ningún momento se propuxo unha ratio de estudantes, nin quendas de mañá e tarde, por exemplo», afirma sobre un protocolo que impide que los padres acompañen a los alumnos a la entrada -excepto en infantil- o que obliga a medir el recinto de juegos para determinar un aforo que nunca podrá superar las 50 personas.

«Se me preguntan polo patio, vai ser moi difícil manter a distancia, nós pensamos facer un par de quendas de recreo, pero tamén dispoñemos de dous pavillóns para facelo», anota el director del colegio noiés recordando la actividad de asociaciones de padres y equipos directivos de la zona en los últimos dos meses, midiendo comedores y espacios.

En el protocolo incluso se establece que habrá que habilitar una estancia por si se detectan síntomas -previo autodiagnóstico antes de salir de casa- en medio de clase. Si se da algún positivo, el resto de alumnos de la unidad deberán pasar una cuarentena de 14 días.

Lires también incide en que existe una contradicción en el punto que establece la separación mínima de un metro entre pupitres, pues «se un neno se move cara atrás ou xira a cabeza xa está en contacto co que ten ao carón». También duda de la efectividad de las aulas burbuja para infantil, así como para primero y segundo de primaria, puesto que «fálannos de aulas burbulla que desaparecen automaticamente ao subir ao transporte escolar».

Designar responsables

La obligación de elaborar un plan de contingencia en cada centro, que determine las responsabilidades sobre el covid, sigue levantando ampollas ante hipotéticas denuncias por contagios.

El dirigente afirma que «a nosa principal preocupación é a seguridade e a saúde, pero non sabemos se seremos capaces de elaborar un plan así». Además, apunta que los docentes no tienen conocimientos en materia de sanidad.

Los ayuntamientos deberán asumir el incremento de operarios para la limpieza de colegios

Los ayuntamientos barbanzanos ya han comenzado a reunirse con los distintos directores de los centros educativos para recabar sus propuestas en relación con la adaptación al protocolo del covid, y uno de los grandes problemas no ha tardado en salir a flote. Se trata del requisito que obliga a limpiar tres veces al día los aseos de los centros educativos, una medida que obligará a realizar contrataciones de personal adicional para asumirlo. El alcalde de Rianxo, Adolfo Muíños, estima que en el caso de este municipio, con tres colegios y una red de nueve escuelas unitarias, el gasto para contratar a unos cinco o seis trabajadores ascenderá a cerca de cinco mil euros mensuales.

«Non hai ningunha proposta de actuación económica para eses gastos a maiores e non se nos está a dotar dos recursos necesarios», esgrime Muíños de un debate que causó malestar en el propio consejo de la Fegamp.

De igual forma, la edila de Educación de Boiro, María Outeiral, explicó que están analizando las propuestas de cada centro en esta misma materia, dando continuidad a la serie de encuentros que tuvieron lugar desde el inicio del estado de alarma y en los que ya fue recogiendo las distintas demandas existentes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las direcciones de los centros educativos de Barbanza ven imposible adaptar la vuelta a clase al covid