Hemeroteca: El hallazgo de una mujer asesinada a puñaladas conmocionaba a los outienses

Manuela Baña apareció muerta en su casa, con heridas en el cuerpo y la cara


Consternados y horrorizados estaban a estas alturas de 1989 los outienses. Una de sus vecinas, Manuela Baña, era hallada muerta en la cocina de su casa. Había recibido seis puñaladas, una de ellas en la cara. El propietario del bar próximo a su vivienda la había encontrado de noche, extrañado porque la puerta de la casa seguía abierta.

Desde un primer momento se habló de la posibilidad de que el asesinato de esta mujer, de 67 años de edad, pudiera estar relacionado con hechizos y embrujamientos. Pese a que sus vecinos descartaban esas supuestas prácticas de brujería por parte de Manuela Baña, en su puerta aparecían periódicamente ungüentos, aceites y otros líquidos viscosos. Además, había sido acusada de embrujamiento por una familia que vivía en la misma localidad, Valadares.

En este caso, los rumores se confirmaron. Un par de días después del trágico suceso era detenido José Martínez, un joven que confesaba haber sido el autor de la muerte. Su madre era arrestaba por cómplice. En más de una ocasión había acusado a la fallecida de tener embrujado a su hijo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Hemeroteca: El hallazgo de una mujer asesinada a puñaladas conmocionaba a los outienses