Cabo cerró el fin de semana con un gran sexto puesto en Orio

La boirense Natalia Tubío fue una de las destacadas tras llevarse la bandera femenina


Cabo da Cruz voló en las aguas guipuzcoanas para cerrar el tercer fin de semana de competición con un meritorio sexto puesto. Gran regata de los chavales de Beni Silva, que aprovecharon la frescura de la columna vertebral de la trainera para dar un arreón en la jornada dominical. En Orio, el bloque boirense rozó la tanda de honor, quedándose a menos de un segundo del quinto puesto de Donostiarra y a tres de Santurtzi, cuarto clasificado.

«Estamos aí, aí, pero está moi duro meterlle o dente aos de arriba», reconoció Beni Silva, quien dio entrada en la tripulación al patrón Oscar Hermo y a los remeros Beni Lojo, Anxo Martínez, Brais Pedrouzo, Ismael Romero y Marco Silva. Aunque con un bloque más experimentado, los barbanzanos volvieron a frenarse en el arranque de la segunda tanda, lo que permitió que Hondarribia y Donostiarra cogieran distancia en el cronómetro. El arreón final en el último largo estuvo cerca de solucionar el entuerto, aunque finalmente los de San Sebastián salvaron su posición en la tabla por un segundo.

«Non nos chegou, pero hai que recoñecer que eles andaron toda a regata máis ca nós. Son moi potentes. Hai seis equipos que en condicións normais, co mar calmado, contan con máis potencial», afirmó un Beni Silva que piensa ya en las próximas dos regatas, que se disputarán en Bilbao y Lequeitio.

El papel de Ares

Después de la jornada del sábado, la embarcación de Ares se reivindicó con el octavo puesto. Excepcional papel del conjunto dirigido por el boirense Eclise, que voló en la primera tanda para abrir brecha en la tabla con Lekitarra, Ondárroa, Kaiku y Zarautz.

Otro de los nombres propios de la jornada fue el de la también barbanzana Natalia Tubío, que consiguió la bandera de la prueba femenina de la Liga Euskotren por delante de Orio, y que supone su segunda enseña en lo que va de verano. La remera formada en Cabo da Cruz y Náutico de Ribeira además se encuentra como primera en la clasificación de mejor patrona de 2020.

Jornada atípica en lo referente a la prueba femenina, ya que la embarcación de Donostia Arraun Lagunak tuvo que quedarse en tierra después de que una de sus remeras diera positivo en covid-19. Desde la ACT confirmaron que la joven llevaba fuera del equipo desde el pasado jueves y que el resto del bloque deberá pasar las pruebas PCR en las próximas 24 horas.

«Avisáronos pola mañá, temos que andar con coidado porque senón temos que ir todos para a casa», afirmó Beni Silva, que apuesta por mantener el cuidado y ser previsores en casa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cabo cerró el fin de semana con un gran sexto puesto en Orio