La desescalada dispara las consultas y analíticas en los centros de salud de Barbanza

Muchos enfermos que no llamaron al médico durante el confinamiento solicitan ahora cita


ribeira / la voz

El regreso a la nueva normalidad también ha marcado un antes y un después en los centros de salud de la comarca, que han visto como en las últimas semanas se ha disparado el número de consultas de pacientes. La mayor parte de los facultativos calculan que en sus agendas diarias tratan a una media de entre 35 o 40 enfermos y, aunque la gran mayoría siguen siendo citas telefónicas, ya se empieza a ver bastante movimiento de personas en los ambulatorios, sobre todo a primera hora de la mañana.

La realización de las analíticas que fueron quedando pendientes durante los tres meses de confinamiento está provocando que se formen numerosas colas a la entrada de las instalaciones sanitarias, no solo porque el número de pacientes es considerable, sino porque ahora hay que guardar una distancia mínima de seguridad, y en algunas clínicas los enfermos pasan de uno en uno a las salas de extracción. «Hai persoas con certas patoloxías ás que hai que estar controlando moi a miúdo, e iso se fixo malamente durante o confinamento, polo que agora hai que retomar a atención o mellor posible», explicó José María Dios, que calculó que cada facultativo solicita unas diez analíticas a la semana.

Al igual que otros compañeros, considera que la demanda asistencial ha crecido en las últimas semanas, y ya se está en cifras iguales o superiores a antes de que llegara la pandemia. Con todo, reconoce «que hai xente que segue tendo moito medo, pero hai que ter en conta que a veces o ollo clínico e o trato directo poden axudar moito no diagnóstico a realizar».

Esa opinión también es compartida por Germán Allut, del centro de salud de Rianxo, quien explica que al igual que la mayoría de los compañeros siempre se realiza un filtro entre los enfermos. Si después de hablar con ellos por teléfono se detecta que la dolencia es grave y que es preciso verlo en persona, «ya se le da cita presencial para ese mismo día o para el siguiente». Afirma que lo normal ahora mismo es atender personalmente a entre seis y diez vecinos.

En Muros y Carnota todavía no se ha producido esta situación de sobredemanda, aunque sí que ha crecido el número de consultas, tanto telefónicas como presenciales con respecto a los meses del confinamiento, según reconoce Domingo Fabeiro.

Sin embargo, en el centro médico de Boiro, en O Saltiño, varios de los facultativos han firmado un escrito donde señalan que están desbordados por la gran cantidad de trabajo y piden que se incremente el personal. «Os médicos estamos agobiados, temos as axendas infladas de pacientes, e o tempo que lle dedicamos haino que recortar para poder dar feito». Destacan que ahora mismo están trabajando los 11 médicos de familia de la plantilla y que ni así dan abasto. Además, prevén que esta situación será peor cuando comiencen a cogerse vacaciones y lleguen los turistas, y todo eso si no se produzca un rebrote.

La situación

Recuerdan que desde hace años se viene produciendo esta situación y que no han parado de reclamar más personal, además de una ambulancia medicalizada, que se ocuparía de las urgencias y los facultativos no tendrían que abandonar sus consultas para atender estos casos.

Desde la Consellería de Sanidade explicaron que se están tomando medidas en este sentido, ya se han contratado a todos los residentes de familia que han terminado su formación y se está a la espera que de que amplíen las plazas para contar con más profesionales. En relación a la ambulancia medicaliza, recordaron que el 061 «garante a cobertura axeitada ás urxencias e ás emerxencias sanitarias na bisbarra do Barbanza». Apuntaron que se realizan periódicamente estudios para mejorar la calidad del servicio «nos que se ten en conta a frecuencia da actividade asistencial das ambulancias de soporte vital básico e avanzado e os tempos de resposta das mesmas, ademais doutros criterios como a poboación, a tipoloxía da demanda e a distancia».

Una nueva alta reduce a 15 la cifra de personas a tratamiento en el área sanitaria

Después de dos días en los que registraron tres nuevos positivos en el área sanitaria de Santiago y Barbanza, en el último informe de la Consellería de Sanidade se volvía a constatar un descenso en el número de casos en activo, que en la actualidad se queda en 15 personas con coronavirus, una menos que en la jornada previa. Dentro de esta cifra se encuentran todavía cinco de los nueve contagiados en el brote detectado en la comarca barbanzana a finales de junio, y que afectó a una persona de A Pobra, a dos de Porto do Son y a seis de Ribeira. Todo apunta a que podrían recibir el alta en los próximos días, lo que permitiría desactivar definitivamente este foco.

De esta forma se podrían sumar al balance de pacientes del área sanitaria que han superado la enfermedad, y que ha vuelto a crecer en las últimas horas con un nuevo curado, elevando la cifra total a 1.756 personas que vencieron al virus. Por otro lado, desde el Sergas continúan realizando test para detectar posibles contagios, con 127 PCR más en un día, por lo que ya se han practicado 33.685 pruebas desde que se inició la pandemia del covid-19.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La desescalada dispara las consultas y analíticas en los centros de salud de Barbanza