ribeira / la voz

Hace años que los vecinos que viven en el entorno de la playa de O Castelo muradano ven con impotencia como cada fin de semana pandillas de jóvenes se reúnen en la zona para hacer botellón. A los prejuicios habituales que provoca esta práctica, que va desde ruidos hasta la acumulación de basura, se suma en esta nueva normalidad el riesgo de contagios ante un posible brote de covid-19, pues ni se utilizan mascarillas ni se respetan las distancias de seguridad.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Un botellón recurrente en Muros desata las quejas de los vecinos