Tamba, el bar de Aguiño hecho museo

En el establecimiento se exhiben maquetas de barcos, aparejos y artes de pesca


ribeira

Es un bar, pero además de tomar algo, los clientes del Tamba de Aguiño tienen ocasión de adentrarse en la cultura marinera de la que bebe esta localidad ribeirense. En las paredes, sobre las mesas e incluso en el exterior del local hay diversos elementos que permiten conocer de cerca el trabajo de los pescadores y mariscadores locales.

Fue Francisco Gude Torres, el hermano de la propietaria del negocio, María José, el que tuvo la idea de aprovechar el período de inactividad del confinamiento para redecorar el establecimiento. El Tamba abrió sus puertas en 1982 y, desde entonces, exhibe una interesante colección de fotografías antiguas que rememoran la época en la que el mar llegaba hasta el Illa de Monteagudo, un bar del puerto, o en la playa de A Catía funcionaba la antigua salazonera.

Las instantáneas siempre llamaron la atención de los clientes, por eso Francisco Gude pensó que era buena ofrecer otros contenidos similares. Él y su hermana dedicaron la cuarentena a restaurar útiles de pesca y aparejos que en el pasado pertenecieron a su padre. Cotelos para la captura del pulpo, poteras, liñones, estroncas y rastros son algunos de los elementos que adornan el Tamba.

Incluso hay algún arte de pesca que se encuentra en peligro de extinción, como la caja con un espejo que se sumergía en el mar para ver las centollas y capturarlas después con una especie de guadaña. Un insiño, un mango con largos dientes empleado en el pasado para arrastrar el sargazo, o una maquinilla, pieza utilizada en el arrastre, son otros de los tesoros que esconde este local.

Aportaciones

Viendo la imagen marinera que estaba adquiriendo el Tamba, incluso hubo quien se animó a hacer aportaciones. Juan Queiruga colocó cuatro maquetas, una del Santa Isabel de un metro de longitud, dos de barcos del palangre y otra del faro de Corrubedo, que pueden ser admiradas e incluso adquiridas. Y Miguel Abraldes también contribuyó a la exposición con una dorna.

La idea de los promotores de la iniciativa es que la muestra vaya a más: «En breve colocaremos un par de veleiros e se alguén ten algunha peza e quere engadila a esta exposición, benvida será», explicó Gude.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tamba, el bar de Aguiño hecho museo