El covid-19 obliga a reubicar las mesas electorales en varios concellos

En todos los centros se establecerán circuitos de entrada y salida de los votantes


Ribeira / la voz

Las primeras elecciones poscovid-19 llegarán con la nueva normalidad prácticamente recién estrenada, lo que obliga a tomar una serie de medidas de seguridad que van más allá del uso obligatorio de las mascarillas o la higiene de manos. La necesidad de asegurar que se mantiene la distancia social y de minimizar el riesgo de contacto entre votantes implica también cambios en la distribución de las mesas electorales, que en varios concellos tendrán que reubicarse para cumplir con los protocolos diseñados por las autoridades para evitar que la cita con las urnas se convierta en el caldo de cultivo ideal para una nueva epidemia.

En los últimos días, técnicos de la Administración autonómica han recorrido los colegios electorales de la comarca para comprobar si reúnen las condiciones necesarias para garantizar una separación suficiente entre los miembros de las mesas y evitar las aglomeraciones. La mayoría de los alcaldes barbanzanos ya conocen el resultado de esa inspección -en Mazaricos, por ejemplo, aún está pendiente- y en algunos casos implicará cambios importantes. En lugares como Rianxo o Muros habrá que hacer algunas variaciones, pero en ambos municipios son mínimas y consisten en reorientar alguna mesa o cambiarla de estancia, pero sin trasladarla a otro inmueble.

En otros concellos, por contra, se hace necesario el cambio de sede. Ocurre con el punto de votación que habitualmente se instala en un local del pabellón de Venecia de A Pobra y que el 12 de julio se colocará en la casa de cultura Raquel Fernández Soler. El gobierno municipal explicó que la modificación obedece a que el recinto en el polideportivo «non conta coas condicións necesarias para que poida usarse respectando as distancias mínimas esixidas pola normativa de prevención fronte ao covid-19» y que ya se notificó al INE, aunque apuntan que es posible que las tarjetas censales de los votantes no recojan la variación.

Donde también tendrán que estar atentos es en Lousame, en Tállara concretamente, donde se desdoblará una mesa al no ser posible establecer un circuito de entrada y salida que evite que la gente se cruce. Según explicó la alcaldesa, Teresa Villaverde, «a nosa intención é colocar unha carpa na pista contigua e repartir aos veciños por aldeas: uns no local actual e outros na carpa».

Flujos garantizados

Precisamente, en Boiro se celebró ayer una junta de seguridad para tratar los pormenores de los comicios, entre ellos, la situación de las mesas electorales. El punto más conflictivo es el pabellón de A Cachada, donde se concentran las diez mesas del casco urbano, pero se establecerá un circuito para garantizar diferentes flujos de entrada y salida, que deben mantenerse en todos los puntos de votación para evitar las aglomeraciones en los accesos.

También habrá cambios, aunque en este caso asociados a la mejora de la accesibilidad, en la escuela de Comoxo, cuya urna pasará a ubicarse en el centro etnográfico. Por su parte, la mesa de A Magdalena se trasladará al centro social de Escarabote, y el de Cespón será la sede para los votantes que tradicionalmente acudían a la unitaria de Vilariño.

También en Ribeira hay varias novedades con respecto a los centros electorales. En los colegios de O Grupo y Aguiño las mesas de votación de desplazan a los pabellones de ambos recintos educativos, mientras que los vecinos de Palmeira tendrán que dejar su papeleta en el polideportivo Torres Colomer.

Controles en los accesos y personal de limpieza durante la apertura de los colegios

Hay concellos en los que no será necesario modificar la ubicación de las mesas electorales, sin embargo, eso no quiere decir que sus responsables no deban tomar otro tipo de medidas de prevención. De hecho, los controles en los accesos para limitar el aforo y la limpieza durante todo el tiempo que permanezcan abiertos los colegios marcarán la cita con las urnas del próximo julio.

El alcalde de Porto do Son, Luis Oujo, explicó que se colocará señalización para marcar la distancia de seguridad y que habrá personal de limpieza en los colegios electorales de forma permanente. En relación con esto, el mandatario se felicitó por que no sea necesario variar ninguna mesa: «A xente está afeita a ir sempre ao mesmo sitio a votar e podía ser complicado».

Otro municipio en el que no habrá que mover de lugar las urnas es Carnota, según explicó el regidor, Juan Manuel Saborido: «Todas as mesas cumpren. O que si imos ter é a persoas de Protección Civil regulando a entrada nos seis colexios e facilitando máscaras protectoras e xeles».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El covid-19 obliga a reubicar las mesas electorales en varios concellos