La construcción remonta la crisis sanitaria

Las empresas de rehabilitación y reformas registran un elevado volumen de actividad y el trabajo a medio plazo parece garantizado con la entrada de nuevos encargos


Ribeira / la voz

«Saímos da crise do 2008 e sairemos desta», afirma el dueño de una empresa de Barbanza que trabaja en el ámbito de la construcción. Tras el importante socavón que provocó la recesión económica de hace 12 años, el sector comenzaba a levantar cabeza. Prolifera, sobre todo, la edificación de viviendas unifamiliares y, según algunos, los efectos de la pandemia pueden propiciar que sean muchos más quienes opten por levantar su propia casa en lugar de decantarse por la adquisición de un piso. El estado de alarma del pasado 14 de marzo volvió a suponer un mazado para las firmas vinculadas a esta rama de actividad, pero con la desescalada ha llegado la remontada para empezar a recuperar el tiempo perdido.

Da igual que se pregunte a empresas de reformas, pinturas, carpintería o rehabilitación, todos coinciden en asegurar que tienen una fuerte carga de actividad. Algunos, como Jaime López, señalan que la situación también es buena a nivel laboral: «Os profesionais teñen todos traballo, o gran problema é que non abundan. Non hai carpinteiros, nin albaneis, precísase xente que coñeza os oficios».

Por lo tanto, el sector no solo está trabajando a un nivel parejo al que venía haciéndolo en el 2008, sino que empresarios y autónomos vuelven a poner de manifiesto que falta personal cualificado. Entre quienes han incrementado su equipo de operarios figura Cristian Vázquez: «Por agora contratei a unha persoa máis, e a miña previsión é que entren outros dous».

Inquietud por el futuro

Vázquez, que desarrolla trabajos de rehabilitación tanto dentro como fuera de la comarca, tiene en marcha la reforma de dos fachadas, una en Boiro y otra en Ribeira: «Temos as obras que estaban contratadas e que este ano debemos rematar». Por ahora está satisfecho, pero es de los que teme que, a largo plazo, pueda producirse un parón: «Non sei se este ritmo se vai poder manter, porque hai moita xente tocada economicamente».

También el ámbito de la rehabilitación constituye el grueso de la actividad de la compañía de Roberto Collazo, quien asegura: «Estannos chegando novos encargos».

Hasta esta semana, las empresas veían condicionada su actividad porque no podían hacer obras en viviendas ocupadas, una restricción que algunos temían que se prolongase demasiado tiempo: «Fomos tirando con obras que tiñamos en vivendas novas», comenta el pintor Gilberto Moreira. En su caso, manifiesta que todavía tiene a su único empleado en ERTE: «Polo momento estaba eu facendo o traballo, agora a ver se podo volver a incorporalo en breve».

El profesional reconoce que el miedo persiste entre los vecinos a la hora de dar entrada a alguien para que acceda al domicilio: «A situación é delicada».

Por su parte, José Manuel Fernández, con una empresa de reformas y una tienda en Boiro, comenta: «Estes 15 días que levamos abertos foi entrando traballo. É certo que antes da pandemia tiñamos un volume maior do que rexistramos na actualidade, pero cada xornada que pasa imos indo un pouco a máis».

Asegura que la imposibilidad de acceder hasta ahora a las viviendas ha tenido una repercusión importante en su negocio: «A maioría das obras que temos son en pisos e, de prolongarse moito esta situación, podería terse formado un tapón».

La gran preocupación de muchos profesionales es recibir nuevos encargos, ver que la buena marcha del sector no vuelve a paralizarse.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La construcción remonta la crisis sanitaria