«A miña cabeza xa está posta nos Xogos Olímpicos do vindeiro ano»

El regatista pasó el confinamiento en Portosín, y el fin de semana regresará a Santander a entrenar


El regatista sonense Iago López Marra es uno de los deportistas más importantes de la comarca. Cuenta con numerosos títulos a nivel nacional e internacional y es uno de los pocos que tiene pasaporte para los Juegos Olímpicos de Tokio. El deportista tuvo que regresar a Portosín para pasar el confinamiento y está a la espera de volver a la primera línea de entrenamientos con sus compañeros. «Adestreime como puiden ata que volvín a ter contacto coa auga», detalla sobre las últimas semanas.

Estos dos meses han sido una auténtica odisea para López Marra. A finales de febrero participó en el Mundial de 49er, que tuvo lugar en Australia, con su compañero Diego Botín, consiguiendo el segundo puesto y el pasaporte para las olimpiadas.

Directamente de la prueba «viaxamos a Palma de Mallorca para adestrar coa finalidade de preparar a regata Princesa Sofía, que se suspendeu. Ninguén pensaba que o problema se podería complicar tanto, e entón mandáronnos para o Centro de Alto Rendimiento de Santander».

La situación por el coronavirus se fue complicando hasta que «marchamos para a casa. Eu vin para Portosín o 8 de abril. Todo era moi raro, pero houbo que adaptarse». No podía salir al mar por lo que «montei un ximnasio no garaxe para adestrar». Reconoce que este parón le sirvió para preparar otras cosas nuevas que tenía pendientes, entre ellas, «aprender a coser velas, e tamén aproveitei para estudar e sacar o título de patrón de iate, e mais para ler».

Los deportistas de élite pudieron volver a entrenar a principios de mes. El sonense regresó al mar en su localidad natal. «Fixen windsurf e saín a navegar nun catamarán. Aproveitei as instalacións do Real Club Náutico de Portosín para poñerme en forma», subraya.

Iago López reconoce que después de un mes «botaba de menos o mar. Cando volvín, tiña unha sensación rara e ao mesmo tempo de liberdade. Foi unha grande experiencia».

Preocupación

El regatista nunca pensó que la situación alcanzase unos tintes tan dramáticos. Explica que cuando estaba fuera, «o que máis me preocupaba era que tanto a familia como os meus coñecidos estiveran ben».

Cabreoume, porque levabamos bastantes anos preparando ese acontecemento, pero xa pasou»

La suspensión de los Juegos Olímpicos de Tokio provocó en el sonense, «un baixón, pero despois recoñezo que foi a mellor decisión que puideron tomar. Cabreoume, porque levabamos bastantes anos preparando ese acontecemento, pero xa pasou. Agora a miña cabeza xa está posta nos Xogos Olímpicos do vindeiro ano». El fin de semana tiene pensado regresar a Santander y si no hay novedad, «no verán estaremos en Portugal preparando as Olimpíadas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«A miña cabeza xa está posta nos Xogos Olímpicos do vindeiro ano»