«Sería terrible que non aprendésemos nada de todo isto»

El cocinero aprovecha el confinamiento para preparar la vuelta a los fogones del Voyager Estate


Ribeira / La Voz

Con del drama sanitario y económica que el coronavirus ha provocado en España, resulta difícil mirar qué ocurre más allá de las fronteras del país, pero la pandemia es mundial y son muchos los barbanzanos repartidos por los cinco continentes que la están viviendo de diferentes maneras. Uno de ellos es el rianxeiro Santi Nine Fernández, que lleva años afincado en Australia y que desde las antípodas ha visto con preocupación cómo avanzaba el covid-19 en su tierra natal: «Vía o que pasaba con impotencia, que cada día houbera 900 mortes, por isto faite pensar en ti mesmo, en que estamos aquí de paso».

Combatía la preocupación por lo que pudiera pasarle a su familia manteniendo más contacto con ellos, mientras aprovechaba el tiempo que le ha dejado libre el cierre del restaurante en el que trabaja, el Voyager Estate, para estar con su mujer y sus hijas: «Aquí houbo menos contaxios e só decretaron un peche rexional, non houbo moitos casos e a xente está bastante tranquila. Na nosa zona non estamos confinados, tivemos sorte, os nenos poden saír fóra, pero os parques infantís están pechados, igual que os edificios públicos, e tampouco podes ter convidados na casa».

Aunque lleva más de un mes y medio alejado de los fogones, sigue ocupado, como todos sus compañeros: «A empresa mantén o persoal. Uns traballan nos viñedos, outros en tarefas de mantemento, eu dedícome a facer traballo de oficina... E imos pensando no que faremos cando abramos de novo».

Cierre de fronteras

Aunque la pandemia no ha azotado a Australia con tanta fuerza como a otros países, las fronteras del país siguen cerradas. Eso es una ventaja para contener la expansión del virus, pero no para las importaciones. Santi Nine asume que la crisis del covid-19 obligará a cambiar las formas de trabajar y de consumir: «A nosa filosofía xa ía na liña de usar produtos de proximidade, pero teremos que marcala máis. Hai provedores cos que igual non imos poder contar, e se queremos traballar con certa normalidade imos ter que tirar do máis próximo e facer nós mesmos as cousas. Se non podemos mercar salsa de soia, teremos que facela nós. Tampouco se trata de volvernos tolos, porque o noso modelo estaba funcionando ben».

El sector de la hostelería en Australia sigue parado, y aunque en junio está previsto que los restaurantes puedan volver a abrir sus puertas, muchos se van a quedar por el camino: «Calculan que arredor do 25 % dos cafés e restaurantes non van superar esta fase. Vai haber un cambio grande no sector, hai que adaptarse, ser máis flexibles coa oferta e ver como podemos reinventarnos». En su caso, el coronavirus truncó algunos proyectos que ahora están aparcados por un tiempo indefinido, pero Nine no se desanima: «Esperemos que non sexa todo tan malo».

Cambio de rumbo

La prioridad ahora es prepararse para la reapertura, que en el Voyager Estate posiblemente aplace hasta septiembre: «É o máis realista. Estamos repensando o futuro case día a día, segundo vai evolucionando a situación, e valorando distintas opcións, a ver como podemos saír adiante».

Las fronteras australianas tardarán en abrirse de nuevo al turismo, y eso dibuja un incierto panorama para un sector tan dependiente de los viajeros como es el de la hostelería, pero el chef rianxeiro mantiene el optimismo, y confía en que la pandemia del covid-19 sirva para que la sociedad reflexione: «Se algo bo pode saír disto é que polo menos a xente teña conciencia de que hai que cambiar a forma na que vivimos. En Australia sufrimos incendios devastadores, logo inundacións e agora o coronavirus: está claro que algo hai que cambiar. Sería demasiado terrible que non aprendésemos nada de todo isto».

Santiago Nine: O aspirante a patrón de pesca que varou na cociña

Marta Gómez

De neno tiña claro que quería ver mundo, e chegou tan lonxe que dirixe os fogóns dun restaurante en Australia

De rapaz, Santiago Nine Fernández (Rianxo, 1979) quería viaxar, ver mundo, coñecer outros países. Así que, cando cumpriu os 14 anos e rematou o colexio, decidiu que quería ser patrón de pesca porque pensaba que iso lle permitiría percorrer o planeta. Non o conseguiu, a súa solicitude para entrar na escola náutico pesqueira foi rexeitada, así que tivo que conformarse coa profesión que marcara como segunda opción: chef. Non sospeitaba daquela que anos máis tarde estaría nada menos que nas antípodas como xefe de cociña dun dos restaurantes de moda de Australia e que lograría un distintivo da Australian Good Food Guide, que viría a ser o equivalente ás estrelas Michelin.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Sería terrible que non aprendésemos nada de todo isto»