«Salvar la temporada de verano se presenta casi imposible»

Con el 80 % de la ropa en las tiendas, Juan Millán, de Lolita Moda, aboga por retrasar las rebajas a agosto para tener algún margen


ribeira / la voz

Afrontando el peor de los escenarios posibles, uno que llegó de forma totalmente inesperada y que, de un día para otro, obligó a echar el cierre. Así dice Juan Millán, uno de los propietarios de Lolita Moda, que encara la situación actual. Lo hace con el temor y la incertidumbre generales, pero mirando con ilusión hacia el futuro, convencido de que la gente está deseando volver a una normalidad que incluye ir de compras: «Nosotros tomaremos todas las medidas que sean necesarias y sabemos que los clientes también saldrán de casa con precauciones y quizás con miedo al principio, pero poco a poco se recobrará la calma».

Eso sí, Juan Millán no duda de que el cierre actual del comercio y ese período de adaptación inevitable harán mucho daño: «Salvar la temporada de verano se presenta casi imposible». El 80 % de la mercancía que Lolita Moda pretendía vender durante la primavera y el período estival ya está en las tiendas y hay que afrontar los pagos sin tener ingresos: «En nuestro caso, tanto los propietarios de los locales como los proveedores están colaborando y nos han retrasado las letras 30 días, pero es demorar un problema».

Ante la incertidumbre que se cierne sobre el sector, afirma convencido que firmaría con los ojos cerrados poder abrir las tiendas el 11 de mayo. Aún así, considera que sería necesario adoptar medidas para tratar de salvar la temporada. La primera, retrasar las rebajas: «Si empezaran en agosto aún tendríamos algo de margen para intentar salvar la temporada. Siempre creí que el inicio de las rebajas en julio era prematuro». Aboga también por regular con firmeza los períodos de rebajas para siempre: «No puede ser que haya promociones prácticamente durante todo el año. Aprovechando la situación actual, debería modificarse esta cuestión».

Actividad por Internet

Lolita Moda ha tenido que recurrir a un ERTE que afecta a 30 de sus empleados. Otros ocho siguen trabajando en la sección de Internet de la firma, que continúa operativa. También este apartado de la empresa se ha visto afectada por la crisis: «Nuestro producto no es de primera necesidad y, por lo tanto, se ha registrado un descenso en las ventas». Una caída que afecta también a los pedidos que llegaban desde países como Portugal, Francia, Alemania e Italia: «Hay movimiento y no tenemos problemas para realizar los envíos, pero se notan los efectos de un problema que es a nivel global».

Juan Millán cree que esta parte de la empresa, la venta por Internet, puede salir reforzada de la crisis actual. Confía en ello, sobre todo si las restricciones se mantienen más allá de mediados de mayo. A largo plazo, teme que haya algún problema de abastecimiento con la mercancía de la temporada de invierno, que ya está adquirida, y sabe que, de cara a planificar el próximo verano, imperará la cautela: «Está claro que compraremos con menos alegría que hasta ahora. Seremos precavidos hasta comprobar la reacción de los clientes. Soy positivo y espero que de cara al próximo invierno la situación se haya normalizado. Sería lo deseable».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Salvar la temporada de verano se presenta casi imposible»