Las fuerzas del orden anuncian mano dura por incumplir la reclusión

A pesar de las primeras sanciones en la comarca, las infracciones son reiteradas


Ribeira / la voz

Desde que el Gobierno decretó el estado de alarma, las fuerzas del orden han desarrollado una intensa campaña de control e información sobre las medidas que acarrea el decreto estatal, especialmente en lo que tiene que ver con la libre circulación de personas. Aunque ya se han registrado sanciones, lo que se ha hecho principalmente es avisar de qué puede y qué no puede hacerse durante el período de reclusión, pero en vista de que las advertencias son insuficientes, se ha anunciado mano dura a la hora de castigar las infracciones.

En el caso de Ribeira, tanto la Policía Nacional como la local han sido claras al afirmar que no se aceptarán excusas: «Temos a firme determinación de denunciar aos infractores», reiteraron desde el cuerpo municipal.

Por su parte, fuentes de la comisaría ribeirense, ante los incumplimientos de las normas de obligada aplicación para frenar el coronavirus que han detectado en los últimos días en la ciudad, han hecho una llamada a la responsabilidad de las personas para que se conciencie de que no solo hay que respetar la ley, sino también a los demás ciudadanos, y que vulnerarla tiene consecuencias. Consideran que ya han transcurrido los suficientes días como para que se aluda a desconocimiento o se recurra a disculpas ante los agentes, por lo que se verán obligados a instruir los expedientes oportunos de aquellas personas que transiten por las calles de Ribeira sin justificación.

Varios casos

Son varios los casos que se han dado de personas caminando por el paseo marítimo de Coroso, e incluso de establecimientos hosteleros abiertos a los que se ha denunciado por la celebración de fiestas privadas.

En Carnota, ayer se registró también una denuncia contra un residente que fue interceptado corriendo por la carretera general. La cosa habría quedado en un simple apercibimiento si no fuera porque el hombre mintió, no solo diciendo que iba a por el pan cuando el negocio al que supuestamente se dirigía estaba cerrado y quedaba en dirección contraria a la que él seguía, sino también al dar su dirección a la Policía Local cuando le pidieron que se identificase. Finalmente, timbrando puerta por puerta, los agentes lograron localizarlo y fue propuesto para una sanción que oscila entre los 1.501 y los 30.000 euros.

Por su parte, en Boiro, gobierno local, Guardia Civil y Policía Local celebraron ayer una reunión a tres bandas para coordinar e intensificar los controles y vigilar que se cumplan las medidas de seguridad ante el COVID-19. Ayer mismo comenzaron los operativos conjuntos, en los que se supervisan tanto los desplazamientos en vehículos como a pie. En este sentido, se incidió una vez más en que solo están permitidos los movimientos de forma individual, salvo cuando se trata de personas dependientes. Asimismo, los agentes recordaron que, aunque no es obligatorio, se recomienda a quienes deban salir de casa para ir a trabajar que lleven un certificado de su empresa.

Por su parte, en A Pobra ayer reiteraron que no tendrán reparo en sancionar a los infractores que incumplan la orden de quedarse en casa, mientras que en Noia ayer fueron muchos los vecinos a los que la policía tuvo que mandar de vuelta a casa cuando se dirigían a Testal con la excusa de comprobar cómo se encontraban sus embarcaciones amarradas en el puerto.

El regidor ribeirense gestiona la incorporación voluntaria de policías jubilados

La excepcional situación que se está viviendo, con la necesidad de incrementar los controles y la presencia en las calles, ha cogido a las plantillas de las policías locales de Barbanza muy mermadas. Para paliar esta situación, se plantean medidas extraordinarias con el fin de reforzar estos cuerpos, y en este sentido el regidor ribeirense ha realizado gestiones con el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, para la incorporación voluntaria de agentes jubilados.

En el caso de Ribeira, podrían sumarse a la plantilla de la Policía Local en activo dos personas, aunque esta no es la única posibilidad que está sobre la mesa. También se baraja la ampliación de los contratos de auxiliares, que actualmente tienen una duración máxima de diez meses, e incluso la incorporación de alumnos de la Academia Galega de Seguridade.

Por otra parte, se ha suspendido el funcionamiento de la zona azul mientras se prolongue el estado de alarma.

Quédate na casa (Sálvora-Opinión)

Transcurridos apenas tres días desde el decreto del estado de alarma y el encierro obligado, hay muchos a los que ya se les está agotando la paciencia y buscan cualquier excusa para salir a estirar las piernas. Pero esto va para largo, 15 días al menos, y hay que concienciarse. Cuanto más se respeten las medidas de prevención antes acabará todo, así que quédate en casa. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las fuerzas del orden anuncian mano dura por incumplir la reclusión