El terreno cultivable que pierde al año la zona equivale a 70 campos de fútbol

La caída demográfica y el cierre de explotaciones está detrás de este descenso


ribeira / la voz

Apenas un tercio del territorio barbanzano es aprovechable desde el punto de vista agrícola. A día de hoy tienen la consideración de superficie agraria útil (SAU) un total de 31.656 hectáreas, la cifra más baja de la última década. De hecho, durante este período el terreno disponible por los agricultores se ha visto reducido en más de 500 hectáreas o, dicho de otra manera, cada año la superficie de cultivo va a menos a razón de 70 campos de fútbol anuales.

Detrás de esta disminución de la SAU se encuentra la conjunción de varios factores. Los más determinantes, el descenso demográfico y la consecuente pérdida de peso que viene registrando el sector agroganadero en el último cuarto de siglo debido al incesante cierre de explotaciones. Tanto es así, que en el último cuarto de siglo los 11 municipios de la zona vieron como su población total mermaba en más de 13.400 personas y como desaparecían dos tercios de las 21.000 explotaciones agroganaderas que había censadas en 1995. La escasez de oportunidades laborales o los servicios básicos deficitarios en el ámbito demográfico junto a la ausencia de relevo generacional o la reducida rentabilidad en el agro justifican, a su vez, esta coyuntura tan negativa.

El recorte experimentado por el terreno susceptible de ser aprovechable desde el punto de vista agrario es una constante que se repite, sin excepción, en todos los municipios de Barbanza, Muros y Noia, siendo Outes el territorio que, porcentualmente, mayor SAU ha perdido con casi 100 hectáreas en la última década. En el otro extremo se encuentra Mazaricos donde, según los datos publicados por el Instituto Galego de Estatística, hay 9.663 hectáreas consideradas como tierra de cultivo -casi la mitad de la superficie total del ayuntamiento- apenas una decena menos que en el 2009.

Hectáreas abandonadas

Si bien resulta difícil conocer con exactitud la superficie agraria útil que actualmente se encuentran en estado de abandono, varios estudios lo sitúan entre el 10 % y el 15 % de la superficie rústica total. Esto significa que unas nueve mil hectáreas de suelo barbanzano -similar a la extensión del municipio de Boiro- no tienen, a día de hoy, ningún uso y, por lo tanto, tampoco generan ningún tipo de riqueza a sus propietarios.

De ellas, más de cinco mil hectáreas tienen la consideración de forestales y otras 3.500 pertenecen a terrenos susceptibles de aprovecharse desde el punto de vista agroganadero y, de hecho, en algún momento ya fueron trabajadas, aunque cayeron en el olvido una vez cesaron en su actividad las explotaciones a las que pertenecían.

El escaso tamaño de las parcelas es un obstáculo que limita su aprovechamiento

El minifundismo que caracteriza al suelo rústico de la comarca pasa por ser una de las principales causas que dificulta la movilidad de tierras. Según los últimos datos catastrales, las 80.000 hectáreas de superficie que, en territorio barbanzano, son susceptibles de ser aprovechadas desde el punto de visto agrícola o forestal se reparten en más de 480.000 fincas y 89.000 propietarios. Esto significa que, de media, cada propietario cuenta con cinco parcelas cuya superficie media apenas supera los 1.600 metros cuadrados, similar a lo que ocupa un pabellón polideportivo.

Estas escasas dimensiones -la media provincial es mil metros mayor- limitan enormemente su puesta en valor por la escasa rentabilidad que, por ejemplo, supone su laboreo con los aperos y maquinaria existentes actualmente y que, precisamente, están diseñadas para grandes extensiones de terreno.

Seguir leyendo

Cuesta abajo

La caída demográfica también tiene su consecuencia directa en el campo barbanzano donde faltan manos para trabajar las tierras. La consecuencia directa es que cada año se cultivan menos fincas, cierran más explotaciones y el sector agroganadero va cuesta abajo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El terreno cultivable que pierde al año la zona equivale a 70 campos de fútbol