El escaso tamaño de las parcelas es un obstáculo que limita su aprovechamiento


El minifundismo que caracteriza al suelo rústico de la comarca pasa por ser una de las principales causas que dificulta la movilidad de tierras. Según los últimos datos catastrales, las 80.000 hectáreas de superficie que, en territorio barbanzano, son susceptibles de ser aprovechadas desde el punto de visto agrícola o forestal se reparten en más de 480.000 fincas y 89.000 propietarios. Esto significa que, de media, cada propietario cuenta con cinco parcelas cuya superficie media apenas supera los 1.600 metros cuadrados, similar a lo que ocupa un pabellón polideportivo.

Estas escasas dimensiones -la media provincial es mil metros mayor- limitan enormemente su puesta en valor por la escasa rentabilidad que, por ejemplo, supone su laboreo con los aperos y maquinaria existentes actualmente y que, precisamente, están diseñadas para grandes extensiones de terreno.

Según los datos del último censo agrario, el total de superficie cultivada en la zona se sitúa en 23.307 hectáreas, de las cuales 14.000 son tierras de labranza y las 8.000 restantes, terreno de uso forestal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El escaso tamaño de las parcelas es un obstáculo que limita su aprovechamiento