Ribeira

«Sodes un referente para outras mulleres porque demostrades que non hai profesións en función do xénero, senón das ganas de traballar». Con estas palabras dio la bienvenida la concejala de Igualdade de Ribeira, Ana Ruiz, a las homenajeadas por el Día Internacional de la Mujer, un 8M que este año está dedicado en el municipio a mujeres que rompen estereotipos en una profesión tradicionalmente masculinizada como la de transportistas y conductoras. «Acadar a igualdade neste sector requerirá tempo, pero cada vez hai máis mulleres incorporadas a el», prosiguió la edila. Y buena muestra de ello son las 17 protagonistas del acto celebrado en el salón noble.

Una a una fueron desfilando para recoger un diploma y un lazo morado de cerámica, y luego dos de sus representantes tomaron la palabra en nombre del colectivo. La primera en hablar fue Beatriz, la más veterana, ya jubilada, pionera en el sector del transporte: «Levo aquí 48 anos, a Ribeira daquela era moi distinta á de hoxe, había catro camións e era un filón para emprezar unha vida nova co meu home». Juntos crearon una empresa de transporte pesado, y para ello necesitaban sacarse el título de transportista: «El tiña máis traballo, así que decidín sacalo eu, foi moi difícil. Fun a primeira muller que se presentou ao exame aquí en Ribeira, en 1987, xunto con outra de Boiro, Ana Sueiro. Eramos as únicas entre tantos homes».

Pero eso no la amedrentó: «Meu pai sempre me ensinou que unha muller era igual ca un home sempre que quixera, que tiñamos as mesmas oportunidades. E eu nunca fun covarde e sempre fun conseguindo o que me propuxen». Reconoció que su vida profesional no ha sido un camino de rosas, pero «foi unha loita bonita, porque vías os logros do teu traballo, e sempre fun respectada polos homes». Cerró su intervención con un rotundo alegato: «Animo a todas as mulleres a facer o que se propoñan onde sexa, temos que sacar o potencial que temos en nós e non acovardarse».

Conciliación

Luego tomó la palabra Paula, para poner el foco en algo tan importante como la conciliación familiar y tan complicado en cualquier profesión, pero que se antoja más difícil aún cuando una se dedica al transporte internacional. Ella, sin embargo, lo consiguió, aunque eso supusiera un enorme esfuerzo e ir contra la opinión, incluso, de su propia familia: «Despois de 11 anos intentando ter familia, veu o fillo por fin. Pero eu non quería deixar o traballo nin renunciar a criar o meu neno, así que falei co meu xefe, homologou o camión para tres e fómonos a recorrer mundo co noso fillo no camión. Tiñamos en contra á familia, que pensaba que non era o mellor para criar un cativo, pero se fora hoxe volvería facelo».

Tampoco fue fácil recorrer kilómetros y kilómetros y compaginarlo con el cuidado de un niño pequeño, pero Paula lo recuerda como una experiencia maravillosa: «O meniño criouse máis nas rúas de Venecia, en Italia, en Alemaña... que en Ribeira. Foi moi bonito criarmos o fillo así. Foi difícil, pero volvería facelo corenta mil veces».

Cerró el homenaje de este 8M en Ribeira el alcalde, Manuel Ruiz, que, aunque reconociendo que queda mucho camino por recorrer, valoró los avances de la sociedad en materia de igualdad, y abogó por continuar por la misma senda: «O que temos que buscar como sociedade é non poñervos pedras no camiño ás mulleres para que consigades o que queirades. Temos moito que mellorar, e esa non é unha loita de homes ou de mulleres, é de todos nós como sociedade».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Mujeres ribeirenses que rompen estereotipos