Cruceiros de capeliña, patrimonio con el sello hecho en Barbanza

a. parada RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

MARCOS CREO

Creados en la comarca y áreas cercanas a esta, un estudio apunta a que habrían sido los primeros de Galicia

25 abr 2020 . Actualizado a las 12:14 h.

De entre todas las joyas que componen el patrimonio barbanzano, hay una que destaca por su exclusividad, quedando relegada únicamente a esta comarca y a áreas cercanas como Rois, Dodro y Brión. Se trata de los cruceiros de capeliña, un tipo de cruz que destaca por encontrarse la imagen introducida en una pequeña capilla. Desde la página especializada Cruceiros de Galicia (cruceirosdegalicia.xyz) han contabilizado un total de 93 de esta morfología, caracterizada por contar con un fuste o varal más bajo y grueso para soportar el peso de la capeliña.

También denominados cruceiros do Loreto, término acuñado por Castelao en la obra As cruces de pedra na Galiza -con alta probabilidad, erróneamente, al adjudicarle el culto de todos ellos expresamente a dicha virgen-, el experto y escultor Juan Cabeza adelanta que cuenta con «unha teoría que pode ser revolucionaria». Esta se enmarca dentro del exhaustivo trabajo de investigación y elaboración de un libro sobre estos cruceiros: «Moi probablemente, foron os primeiros que se fixeron en Galicia». Es decir, habrían sido el modelo primitivo del cruceiro gallego.

«Cando Galicia foi anexionada por Madrid, os Reis Católicos trataron de facer prevalecer os seus sinos cortando a corrente dos cruceiros de capeliña», esgrimió Cabeza, recordando que los cruceiros también eran instalados como elemento de cristianización en zonas de ritos paganos. Un ejemplo de ello es el cruceiro y el templo de Pedrafurada en Caamaño, donde ambos se erigieron para ocultar un culto anterior, al igual que pasó en la zona de San Ramón de Bealo, en Boiro, a pesar de no contar con un cruceiro de capeliña.