La fauna salvaje causa miles de euros en pérdidas a los ganaderos

Lobos y jabalíes ponen en jaque al sector en Barbanza


Mazaricos / La Voz.

Mazaricos / La Voz. Aunque resulta difícil cuantificar con exactitud el alcance de los daños causados por la fauna salvaje en territorio barbanzano durante el año, sí existe coincidencia entre los colectivos afectados a la hora de cifrarlos en varios cientos de miles de euros.

Desde entidades como la Asociación de Prexudicados pola Fauna Salvaxe en Galicia (Aperfasa) van más allá y no dudan en elevar las pérdidas hasta cerca del medio millón de euros. A los ataques del lobo sobre el ganado y a los destrozos causados por el jabalí en los cultivos también suman otros conceptos que no resultan menores, como los gastos derivados de los múltiples accidentes de circulación que causan los animales salvajes. «En canto ao lobo, cóntanse por centos os animais que se perderon. Outro tanto sucede co xabaril e cos danos en fincas, principalmente de millo e praderías, e incluso en cultivos de horta deixou mostra da súa voracidade», explican desde la directiva de esta entidad, que lleva meses pidiendo soluciones a lo que no dudan en calificar como de «praga incompatible coa agricultura e a gandería».

Valoración que compartían a principios de año los ganaderos de la sierra de Barbanza, que durante el primer mes del 2019 vieron como el 80 % de sus crías, mayoritariamente potros y terneros, sucumbían bajo las garras de los lobos. Solo en terrenos de Ribeira, A Pobra y Lousame, se sobrepasaron las 200 reses abatidas, en su mayoría animales de menos de un año de edad.

En este sentido, los afectados confirmaban un aumento considerable de la población de cánidos. E, incluso, criadores lousamianos aseguraban haber visto manadas de hasta una docena de ejemplares merodeando por los lugares en los que acostumbra a pastar el ganado.

Solicitud de medidas

La persistencia en los ataques provocó la movilización de los criadores, que tuvieron ocasión de exponer su situación a responsables autonómicos de Medio Ambiente. Entre las propuestas planteadas se señalaba la conveniencia de realizar cercados en terrenos de monte para contener a los cánidos o la autorización de batidas para intentar reducir su población.

Aspectos estos que se completaban con una política de ayudas públicas destinadas tanto a la prevención de ataques como a indemnizar a aquellos ganaderos que hayan perdido animales. Este aspecto sigue siendo uno de los que más indigna a los ganaderos, que se quejan del exceso de burocracia y la escasa cuantía de unas subvenciones que, en el mejor de los casos, apenas cubren la mitad del valor de lo perdido. Ambos aspectos provocan, al parecer, que muchos desistan de denunciar.

En otros casos, el corto plazo para comunicar las embestidas -48 horas- provoca que muchos no puedan acceder a las ayudas, pues entre que se detecta la falta del animal y se localiza suele pasar más tiempo.

La seguridad con la que los afectados señalaban la presencia constante de lobos chocaba con las dudas expresadas por colectivos ecologistas como Axena.

Desde esta asociación mostraron su extrañeza por el supuesto incremento de la población de lobos en la comarca, al tiempo que demandaban que se verificase si realmente era el cánido el causante de las muertes del ganado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La fauna salvaje causa miles de euros en pérdidas a los ganaderos