Las cofradías, juntas pero no revueltas

La mayoría de las entidades marineras de la comarca comparten planes de explotación conjuntos con la finalidad de optimizar los recursos y reducir gastos


ribeira / la voz

Aprovechar los recursos. Esa es una de las premisas fundamentales de las cofradías de la comarca. Así, diversos pósitos de la zona aúnan esfuerzos para trabajar de forma conjunta. Una de esas fórmulas es la de compartir planes de explotación de diversas especies. Las más usuales son el erizo, la navaja y también el poliqueto. Aunque los sectores del mar no con muy propicios a unirse debido a las diferentes opiniones de los colectivos, desde las entidades y agrupaciones consideran que cuantos más sean, mejor. No es lo mismo presentarse ante una Administración solos o en un grupo fuerte y compacto.

Las cofradías de Ribeira y Aguiño, tan cerca y tan lejos en ocasiones, van de la mano a la hora de explotar de forma conjunta los recursos del erizo de mar y de la navaja, planes que llevan compartiendo muchos años y que en numerosas ocasiones provocaron encontronazos entre productores de ambas localidades que incluso estuvieron a punto de romper esa unión a la hora de trabajar juntos. Fueron numerosas las desavenencias, pero el interés general ha primado por encima de discrepancias.

Ahora, los pósitos de Santa Uxía y Aguiño vuelven a ir de la mano en una nueva aventura. En los próximos días solicitarán a la Consellería do Mar vía libre para poner en marcha por primera vez un plan experimental conjunto para la extracción de poliqueto, o miñoca de mar.

El patrón mayor aguiñense, José Antonio Santamaría, comentó que esperan poder contar con la aprobación de este proyecto pues considera que recurso hay para sacarlo adelante. Además, sería un apoyo económico más para los productores adscritos a ambas entidades y que se puede compaginar con las otras actividades extractivas.

Visto bueno de la Xunta

La intención es trabajar en las concesiones de Espiñeirido y O Vilar y también en alguna zona más, pues es donde se localizaron con abundancia las miñocas de mar. El dirigente indicó que incluso ya tienen un comprador que se haría con la mayor parte de las capturas, pero están a la espera de que la Xunta dé el visto bueno a esta iniciativa, aunque la intención de las dos cofradías es poder iniciar la actividad este mismo año. «Nun principio, non creo que nos dean moitos permisos, pero sería bo para ver como vai evolucionando», subrayó Santamaría.

Otra entidad que comparte actividad con sus vecinos es Porto do Son. Desde hace tiempo tiene un plan conjunto para la navaja con Portosín y, según el patrón mayor, Emilio Queiruga, «estanos indo bastante ben». En un principio, esta iniciativa era compartida con el resto de cofradías de la ría de Muros-Noia. El pósito noiés y el muradano optaron por salirse del proyecto y navegar en solitario. «Houbo problemas e preferimos ir cada un polo seu lado», apuntó Queiruga. Desde Muros señalaron que, además de la navaja, compartían la captura de erizo pero, «había moitas discrepancias e consideramos que é máis fácil xestionar cada un o seu». Lo que comparten las cuatro es el libre marisqueo.

La cofradía de Lira es otra que trabaja conjuntamente con otra entidad: Con los productores de O Pindo tiene un plan para el berberecho. El dirigente del pósito de Portocubelo, Mariano Lago, explicó que, además, trabajan juntos con Corcubión y Fisterra en la recogida de erizo. «Nós levámonos moi ben con todos e estamos contentos de traballar xuntos», subrayó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las cofradías, juntas pero no revueltas