Un patrimonio que despierta interés

Noia es el municipio barbanzano con más monumentos BIC en un territorio que suma una veintena


Ribeira / la voz

El área barbanzana es un territorio que tiene mucha historia. Por ello, no es extraño que haciendo un recorrido por los concellos se puedan encontrar un buen puñado de elementos declarados como bien de interés cultural (BIC). Desde edificios hasta túmulos funerarios, en total el registro BIC incluye 21 símbolos de la identidad de Barbanza y de la zona de Muros-Noia, que muestran el paso del tiempo y permiten conocer como era la comarca en el pasado.

Además, también hay que tener en cuenta lo que dice la Lei do Patrimonio: «Son bens de interese cultural e quedan sometidos ao réxime xurídico previsto para ese tipo de bens nesta lei, sen necesidade da tramitación previa do procedemento previsto no seu título I, os hórreos, os cruceiros e os petos de ánimas dos que existan evidencias que poidan confirmar a súa construción con anterioridade a 1901».

NOIA

Historia. El municipio de Noia es el que más aporta a la lista. Son seis los elementos que aparecen reflejados en el registro, en el que destaca el conjunto histórico noiés en global. También puede encontrarse una casa del siglo XV situada en la calle Oviedo Arce, así como las murallas de Noia y las iglesias de San Martiño y de Santa María A Nova.

A poco más de dos kilómetros del centro del casco urbano se ubica el Dolmen de Argalo, o Cova da Moura, un sepulcro megalítico de, aproximadamente, el año 3.000 antes de Cristo. En 1980 fue objeto de una excavación en la que se encontraron puntas de flecha, medio centenar de ídolos de piedra y, entre otras cosas, piezas de cerámica.

Ribeira

Buena conservación. La capital barbanzana puede presumir de aparecer hasta en tres ocasiones en el Catálogo de Bienes de Interés Cultural de España. Lo hace gracias al Castelo da Garita, el dolmen de Axeitos y el menhir de Cristal, en el lugar de Bretal, parroquia de Olveira. Esta piedra tiene una altura de 2,15 metros.

Por su parte, el de Axeitos está considerado como uno de los dólmenes mejor conservados del país y su construcción se fija entre el 4.000 y el 3.600 antes de Cristo. En la parte interna de la cámara se pueden encontrar dos grabados.

Boiro

Entre los más grandes. Con más de 20 metros de diámetro y sus más de 5.000 años de antigüedad, el Arca do Barbanza, situada en el lugar de Sabuceda, es uno de los túmulos funerarios más grandes de su época. Otro culto a la muerte es la Caseta do Páramo, en la parroquia de Cures, en la que todavía pueden verse el dibujo de un sol y otro similar a una copa. Pero, sin duda, el bien más conocido del municipio boirense son los castros de Neixón, que datan de la Edad de Bronce y de la Edad de Hierro.

A Pobra

Las dos torres. El dúo formado por la torre de Bermúdez y la torre-fortaleza de Xunqueiras da presencia en el registro a A Pobra. Ambas destacan por su arquitectura y su importancia histórica, lo que le valieron la distinción de Monumento Histórico-Artístico de Interés Nacional. Estos dos edificios también están relacionados por los vínculos que los unen al escritor Ramón María del Valle-Inclán.

Rianxo

Residencias. En el municipio rianxeiro sobresalen dos inmuebles que fueron utilizados como residencias. Uno de ellos es el pazo de Martelo, del que destacan sus dos fachadas. El otro, la casa familiar de Castelao. En ella vivió el escritor y fue la única en la que residió que era propiedad de su familia. Fue declarada BIC en el año 2009. En el municipio también cuentan con la misma declaración el merlón del Castelo da Lúa -heráldica de los Soutomaior- y la laxe dos Campiños, elemento funerario de gran valor. Ambos están musealizados en las instalaciones del auditorio municipal.

Muros

Piedra viva. El conjunto histórico de Muros es uno de sus grandes encantos y un importante atractivo turístico que, desde el año 1970, también es bien de interés cultural. En el registro aparece otra de las insignias muradanas, la muralla de la villa de la que, incluso, pueden verse restos en el interior de algunas viviendas del casco urbano.

Porto do son

Pegada celta. El BIC que alberga Porto do Son es, posiblemente, el más famoso de la zona. Por su importancia, su extensión y su ubicación, el castro de Baroña es uno de los asentamientos celtas que se conservan en Galicia más visitado y apreciado. No fue hasta el año 2011 cuando el castro sonense obtuvo el reconocimiento dentro de la categoría de zona arqueológica.

Lousame

Arte religioso. Desde el año 2004, el monasterio de San Xusto de Toxosoutos -que fue fundado en el siglo XII- es bien de interés cultural. Además del templo, en el espacio protegido se incluyó el atrio, varios molinos de río y el bosque poblado de infinidad de especies autóctonas.

Mazaricos

Yacimiento megalítico. Al igual que entraron en el registro otros 32 yacimientos con presencia de pinturas rupestres en el año 2011, también lo hizo el Anta da Mina de Perxubeira. Este dolmen está fechado entre los años 4.000 y 3.000 antes de Cristo y fue objeto de una excavación que se desarrolló entre 1977 y 1984.

La carpintería de ribera entró en el listado el pasado mes de septiembre

A pesar de no ser exclusivo de la comarca ni un bien material como tal, una de las últimas incorporaciones al registro BIC tiene mucha relación con las zonas de Barbanza y de Muros-Noia. El pasado mes de septiembre, el Diario Oficial de Galicia recogía el reconocimiento de la carpintería de ribera como bien de interés cultural. Al igual que otras disciplinas, la Xunta destacó que esta práctica debe ser estudiada y considerada para la «permanencia y la identidad de la cultura gallega a través del tiempo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un patrimonio que despierta interés