En Barbanza hay más máquinas de apuestas por vecino que policías

Entre bares y salones, en la comarca existen un total de 164 puntos donde jugar


Ribeira / la voz

Palabras como cuota, combinada o cerrar una apuesta son términos que desde hace unos años están a la orden del día. En Barbanza, hay actualmente instaladas 580 máquinas en las que se puede ver un aviso que indica que su uso puede generar ludopatía. Mayoritariamente siguen siendo tragaperras, pero son las que permiten arriesgar dinero en competiciones deportivas -164, según los datos facilitados por la Xunta- las que han experimentado un auge que para muchos se está convirtiendo en un problema social. Así, ya se contabilizan 1,4 máquinas de este tipo por cada mil habitantes, una ratio superior a la de policías locales, que no llega a uno.

La controversia es tal que ha provocado que recientemente se haya creado un movimiento en contra de las casas y las máquinas de apuestas. En Boiro se llevó a cabo a principios de mes una concentración por este motivo. En ella estuvo Pedro Galbán, un joven que considera preocupante que «haxa máis dunha máquina de apostas por mil habitantes e, pola contra, haxa un centro de saúde por cada 11.000».

Barrios obreros y menores

«Ves rapaces de 16, 17 e 18 anos que xogan todos os días. Eu agora teño 22, e recordo que cando estudaba tamén iamos a apostar. Sei de compañeiros que perderon moitos cartos e de xente que estivo semanas sen case poder comer», afirma Galbán. El barbanzano comenta que ha leído el convenio de una conocida casa de apuestas en el que se indica que en sus locales no pueden entrar menores, pero, asegura, «iso non se cumpre».

Tomando como referencia estos casos, la comparativa es incluso peor. Por cada 31 barbanzanos de 20 años o menos existe una máquina -incluyendo de apuestas y tragaperras-. Hace apenas cuatro meses, se publicó un estudio elaborado por la Universidade de Santiago de Compostela en el que se constataba que el 25 % de los menores que residen en Ribeira han apostado o lo hacen de forma habitual.

En este sentido, Néstor Sieira, otra de las personas que integra la plataforma en contra de las casas de apuestas, apunta a la publicidad: «Está destinada á xente moza, para enganchala dende o principio. Estes modelos de negocio, apoiados por grandes fortunas, quedan cos cartos das familias traballadoras. Nos barrios obreiros é onde máis proliferan. É un mecanismo de negocio perverso».

Por su parte, desde la Asociación Galega de Empresas Operadoras (AGEO), su presidente, Serafín Portas, manifestó que «en Galicia hay una normativa que todos los operadores cumplimos escrupulosamente. Somos los primeros que no queremos a un menor en nuestros locales. Pedimos que no se haga demagogia. Desarrollamos una actividad legal, ordenada y regulada».

Además, comentó que «los famosos que aparecen como imagen de casas de apuestas son de las on-line. Nosotros solo podemos anunciar nuestro nombre».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

En Barbanza hay más máquinas de apuestas por vecino que policías