Estudios y trabajo reducen la población de la comarca durante el invierno

Lousame rompe la tónica general y es el único municipio de la zona que pierde habitantes durante el período estival


Ribeira / La Voz

Anualmente, el Instituto Nacional de Estadística (INE) publica las cifras de población de cada municipio, sin embargo, las cifras que arroja el padrón no siempre coinciden con la realidad. De hecho, el número de habitantes real de un territorio concreto fluctúa a lo largo de los 12 meses, un fenómeno que recogen los datos que acaba de sacar a la luz el Instituto Galego de Estatística (IGE) sobre la población estacional. En lo que respecta a la comarca, la cifra de personas que efectivamente residen en los concellos de la zona se reduce sensiblemente en los meses de invierno. La explicación a este hecho se encuentra en los desplazamientos de barbanzanos que residen o trabajan en otros municipios.

El IGE publica los datos correspondientes a cada trimestre del año -en el último informe realizado, esta misma semana, toma como referencia el padrón del 2017-, pero, si se realiza una media, resulta que son unos 1.267 los barbanzanos empadronados en alguno de los 11 municipios de la zona que en realidad viven en otros lugares por razones laborales. El fenómeno es generalizado en la comarca, aunque, como en todo, hay excepciones. No en vano, tanto en el caso de A Pobra -en mayor medida- como en el de Ribeira, el saldo entre quienes se marchan a trabajar fuera y los que llegan al municipio por el mismo motivo es positivo. Es decir, que vienen más de los que se van.

Otras variables

Donde el resultado es negativo en todos los municipios del área barbanzana es en el apartado de estudios. Con el inicio del curso en el mes de septiembre, el IGE sitúa en 1.243 el número de jóvenes que se marchan a vivir a otros lugares para cursar grados universitarios o ciclos de formación profesional que no se imparten en sus municipios de residencia. Otra de las variables que recoge el informe del Instituto Galego de Estatística son los desplazamientos por cuestiones de salud, que, de media, traen a Ribeira a una veintena de personas cada mes.

Sin embargo, donde más se percibe la fluctuación de la población estacional es, como cabría esperar, en el tercer trimestre del año, que corresponde con los meses de verano. Según los datos oficiales, la población de entrada en la zona alcanza las 15.187 personas de media durante ese período.

En el cómputo también se tiene en cuenta la nada desdeñable cifra de barbanzanos que aprovechan la época estival para irse de vacaciones. Se estima que son, de media, unos 8.700 vecinos. En general, la llegada de turistas es muy superior al número de residentes que se van, salvo en uno de los municipios de la zona: Lousame es el único ayuntamiento en el que la población se reduce en ese período, si bien la variación es mínima: ocho personas.

El importante volumen de segundas residencias que hay en la comarca también se ve reflejado. De hecho, son más los vecinos de otros lugares que visitan con frecuencia la comarca para disfrutar de sus casas de fin de semana o de vacaciones que los que se van. En verano, por ejemplo, se cifra en más de 7.600 personas la población de entrada en la comarca por esta razón.

Datos parejos

La carga de población representa la media de habitantes equivalentes a tiempo completo que soporta un concello. En el caso del territorio barbanzano, el abultado incremento de la población que se registra en verano compensa la reducción que se produce durante los nueve meses restantes del año, de manera que a final de año las cifras oficiales de residentes y las resultantes tras sumar a los turistas y restar a quienes se marchan a trabajar o a estudiar son muy parejas y se sitúan en 117.186 personas.

Difícilmente (Sálvora-Opinión)

La comarca no deja de perder población, y no es una buena noticia que las cifras oficiales mengüen aún más durante prácticamente todo el año, debido a los movimientos de los residentes por motivos laborales. Eso no hace más que indicar que aquí no hay trabajo para los vecinos, y sin unas expectativas de futuro razonables, difícilmente pueden fijarse habitantes. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Estudios y trabajo reducen la población de la comarca durante el invierno