Derecho a disfrutar del entorno


Comprendo a las personas residentes en Ons. Entiendo sus reivindicaciones y que quieran disponer del derecho a llevar a sus casas a familiares y amigos sin que tales derechos les puedan ser controlados. Esas familias no tienen por qué ser diferentes a los que no hemos tenido el avatar de nacer en una isla.

Y cuando pienso en las reivindicaciones de los habitantes de Ons, pienso en los derechos que los habitantes del concello de Ribeira hemos perdido por la prohibición de visitar con libertad parajes a los que antaño podíamos acudir sin mayores trabas que aquellas a las que nos obliga el propio civismo.

¿Por qué nos quieren hacer creer que la conservación de los entornos naturales es excluyente del disfrute de los mismos? La Administración tiene la obligación de cuidar y proteger esos lugares de cualquier acto incívico o vandálico que atente contra la naturaleza del lugar en cuestión, y debe poner los medios necesarios para ello. Pero de ahí a no dejar que entremos en Sálvora, o en los islotes adyacentes de Vionta, Noro, Erbosa, Gavoteiro o a Os Cabaceiros, so pretexto de su conservación, me parece exagerado.

Siempre podrán alegar que a Sálvora se puede ir con visitas organizadas. Pero, ahora que el cuidado a la naturaleza va en el ADN de nuestra juventud, el hecho de presuponer que los visitantes son destructores de parques naturales y que necesitan ser conducidos cual rebaños más o menos informados, es faltar al respeto a los verdaderos amantes de la naturaleza; sin reconocer que, gracias a ellos, se consiguió poner en valor esos extraordinarios parajes.

Cuantas más personas conozcan esos lugares y llenen sus sentidos del placer y de la belleza que de ellos emana, más harán por procurar su conservación. Fíjense sino en las playas de Coroso, de A Corna o de O Vilar. A pesar de la enorme afluencia de personas, nunca estuvieron tan cuidadas y respetadas. Y cuando se haga necesario limitar el acceso por razones biológicas de flora y fauna, limítese. Faciliten cuanta información sea necesaria para la preservación del archipiélago. Y, como no, dispongan de controladores para evitar y penalizar posibles actos vandálicos. Pero por favor, búsquese un término medio que facilite a los residentes del concello de Ribeira el disfrute de los parajes que tenemos, sin tantos inconvenientes y cortapisas.

Además, me atrevería a decir que tales drásticas limitaciones de acceso podrían estar en contradicción con el artículo 19 de la Constitución: «Los españoles tienen el derecho a elegir libremente su residencia y a circular por el territorio nacional». Alguien más docto debería analizarlo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Derecho a disfrutar del entorno