La resaca más duradera de las fiestas

Las grandes celebraciones de la comarca no solo reúnen a muchas personas, también generan un ingente volumen de residuos contra los que luchan las asociaciones


Ribeira / La Voz

El hashtag #eurecolloamiñamerda o mensajes del tipo «Non sexas porc@» dan una idea de por dónde van los tiros de comisiones y asociaciones que están detrás de algunas de las principales citas festivas de la comarca para plantar guerra al ingente volumen de residuos que dejan tras de sí las grandes aglomeraciones de personas. La concienciación es importante, y aunque hay quien apuesta por fórmulas menos impactantes pero también efectivas para conseguir reducir los restos de desperdicios que se acumulan en plazas, montes y playas en las celebraciones veraniegas, todo vale para que la resaca que deja la basura sea lo más llevadera posible. Estas son algunas de las iniciativas que se llevan a cabo en Barbanza.

Vasos ecológicos

Una práctica extendida. Cualquier festival que se precie o cualquier cita que reúna a un público nutrido y joven cuenta ya con un vaso ecológico entre su merchandising habitual. Desde la Cofradía da Dorna con su capacho dorneiro hasta el biodegradable del Rock in Rian, pasando por el festival Antrospinos, tienen a disposición de quien lo demande vasos reutilizables que se venden a un módico precio para evitar estrenar recipiente de plástico con cada consumición. Otra variante es la del Castelo Rock muradano, donde se paga una fianza por el vaso que se reintegra a quien lo devuelva al final de la noche. Ese material es luego recogido por una empresa que lo recicla. Otra medida en esta línea, que no aminora el volumen de residuos en general pero sí el plástico de un solo uso, es la que aplican las juadalupeñas, que disponen de menaje de cartón para sus fiestas.

El cristal, prohibido

Problema de seguridad. Las peñas de Boiro todavía no han adoptado el ecovaso, pero sí tienen su propia política en cuanto a los residuos y prohíben el acceso a sus actividades con recipientes de cristal. Desde la organización señalan que esta medida trata de evitar los botellones y la acumulación de residuos, pero, sobre todo, el peligro que entraña el vidrio roto en un escenario de fiesta que congrega a cientos de personas: «Os cristais rompen e xeran problemas de limpeza e seguridade». Reconocen que es muy difícil de controlar, pero la vigilancia que realizan disuade a algunos de llevar botellas.

Campañas en las redes

Fotos con premio. Las campañas a través de las redes sociales son un medio cada vez más utilizado, sobre todo para hacer llegar a los más jóvenes mensajes para que se conciencien sobre la importancia de que cada persona ponga su grano de arena en el cuidado del medio ambiente. Una de las iniciativas más llamativas en este sentido es la de la comisión de las Juadalupeñas de Rianxo, que en cada celebración lanza el hashtag #eurecolloamiñamerda. Se trata de que la gente suba una foto recogiendo su basura con esa etiqueta. La que obtenga más votos de los internautas tiene como premio el carné de socio, una mochila y una camiseta de la asociación. Llevan tres años haciéndolo y cuentan que «o recinto da festa queda moito máis limpo agora». Las peñas boirenses han adoptado medidas similares.

Voluntariado

Llamamiento a la colaboración. El llamamiento a la colaboración de los que participan en las fiestas es un clásico en la Dorna. En cualquier actividad que se desarrolle en el marco de las singladuras en la ciudad ribeirense se invita activamente al público a sumarse a la recogida de la basura. De este modo, se crea una red de voluntariado tras cada cita que se encarga de dejar calles y plazas como una patena. En las peñas de Boiro es la comisión la que toma la iniciativa de realizar batidas de limpieza después de cada fiesta, una forma de despertar conciencias que logra que otras personas se unan a la tarea.

Concienciación

En el meollo. Todas las comisiones o asociaciones involucradas en la celebración de citas festivas suelen realizar labores de limpieza para dejar los espacios públicos lo más decentes posible, y distribuyen entre los asistentes o bien en distintos puntos del recinto bolsas para recoger la basura o contenedores en los que depositarla, despertando así la conciencia de los asistentes en el propio meollo de la celebración. A esta práctica, los encargados de la organización del San Ramón de Bealo incorporarán el año que viene una nueva propuesta. Su intención es distribuir dípticos informativos en la zona donde se celebra la romería animando a los asistentes a llevarse consigo, o al menos recoger, los desperdicios que generen.

Ayuda municipal

Imprescindible. Sin embargo, por mucho que los colectivos sin ánimo de lucro que organizan las celebraciones en la comarca se empeñen en tratar de minorar la huella que deja en el entorno la basura que se genera, sin el apoyo que prestan los concellos barbanzanos sería imposible conseguir eliminar la ingente cantidad de residuos que se produce. En este sentido, por parte de la comisión de San Ramón reiteraron el agradecimiento al Ayuntamiento de Boiro por su imprescindible colaboración. Tanto el boirense como el Concello de Rianxo o el de A Pobra redoblan los medios disponibles para la limpieza en su grades citas festivas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La resaca más duradera de las fiestas