Barbanza concentra un tercio del monte quemado en Galicia en los últimos días

Desde finales de la semana pasada han ardido más de 300 hectáreas, la mayor parte en el municipio sonense


Ribeira / La Voz

Después de un verano relativamente tranquilo -con un foco que quemó unas 20 hectáreas en la parroquia lousamiana de Tállara a mediados del mes de agosto como el incendio más importante hasta la semana pasada-, el fuego y el intenso viento del norte se aliaron para volver a dejar una amplia superficie de monte barbanzano teñido de negro. Desde el pasado jueves ardieron en el conjunto de Galicia unas mil hectáreas de terreno, y un tercio de esa cantidad pertenece a la comarca barbanzana.

En apenas tres días, entre el jueves y el sábado, en los municipios de la zona se registraron una docena de incendios forestales que arrasaron más de 300 hectáreas y que llegaron a amenazar seriamente a núcleos de viviendas, tanto en Porto do Son como en Ribeira. No llegaron a producirse desalojos, pero las fuerzas del orden sí pusieron en preaviso a los vecinos para que estuviesen preparados para abandonar sus domicilios en cualquier momento. No fue necesario, pero el balance de esas jornadas de actividad incendiaria resulta demoledor. El último gran foco hasta ahora es el que se inició el Oleiros a última hora de la noche del viernes y que los medios de extinción no lograron sofocar por completo hasta las ocho y media de la tarde del domingo.

En el balance final ascienden a 197 las hectáreas calcinadas en el que es el mayor incendio del verano en Barbanza. A esa superficie hay que añadir las casi 90 que arrasaron las llamas en Porto do Son el jueves o las 15 calcinadas en el municipio noiés.

Los demás fuegos forestales registrados fueron de menor entidad, pero todos suman y superan en conjunto las 300 hectáreas de monte quemado.

Uno de esos incendios de menor entidad se registró en el acceso a la playa de Boca do Río, un emblema del municipio de Carnota que por unos instantes se convirtió en una trampa. Las llamas impedían a los bañistas abandonar el arenal con sus vehículos y se vivieron momentos de tensión, aunque la situación pudo controlarse con rapidez.

Acceso cerrado

Sin embargo, el paso a la principal playa carnotana estuvo cerrado durante el fin de semana ante el peligro de que ramas o algún árbol calcinado se desplomasen. Ayer estaba previsto reabrir el acceso, pero iba a colocarse señalización para evitar el tránsito por las zonas calcinadas o que entrañen algún riesgo.

Aunque las dos últimas jornadas, una vez extinguido el incendio de Porto do Son, han sido más tranquilas, los medios dedicados a la lucha contra el fuego se mantienen alerta. De hecho, ayer mismo se produjo una reproducción de uno de los tres focos registrados en la madrugada del jueves en Boiro, concretamente en Mieites. La incidencia no fue a mayores, afectó a unos 200 metros cuadrados, y el grupo municipal de emergencias logró apagarlo.

Según el mapa que elabora diariamente Medio Rural sobre el riesgo de incendio, buena parte del territorio barbanzano está aún en una situación de peligro extremo, sobre todo en el litoral de Arousa norte y la comarca de Noia, mientras que en el resto el riesgo es muy alto. Solo en algunas zonas de interior y Mazaricos el nivel de alerta ante la posibilidad de fuegos forestales es alto.

Las brigadas forestales de los concellos permanecerán activas al menos hasta finales de octubre

Medio centenar de brigadistas, repartidos en una docena de cuadrillas forestales, se fueron incorporando a lo largo del verano al dispositivo preparado para la extinción de incendios. Hasta la semana pasada apenas habían tenido trabajo, pero ahora están alerta ante la amenaza del fuego, y seguirán estándolo durante varias semanas. No en vano, la previsión es que la mayoría de las brigadas permanezcan activas, al menos, hasta finales del mes de octubre.

Esa es la fecha prevista para que concluyan su actividad las dos cuadrillas contratadas en Rianxo, así como el personal de extinción de incendios de Lousame. Los operarios en activo en Porto do Son también concluirán sus contratos en octubre, mientras que los cinco profesionales que trabajan en A Pobra lo harán el 12 de octubre. En este municipio, salvo algunos conatos de escasa importancia, el incendio más importante en el que tuvo que intervenir la cuadrilla se registró el viernes pasado.

Por su parte, las dos brigadas noiesas son las que más tiempo seguirán trabajando. No en vano, sus contratos estarán en vigor hasta mediados de noviembre.

Tres personas investigadas por su presunta relación con dos incendios en la comarca 

En relación con los incendios registrados en la comarca en los últimos días, son tres las personas que figuran como investigadas por su presunta implicación en los fuegos forestales. Estaba previsto que una de ellas declarase en sede judicial ayer.

Según explicó el alcalde de Carnota, Juan Manuel Saborido, todos los indicios apuntan a que las llamas que afectaron al entorno de la playa de Boca do Río responden a una acción intencionada. El regidor indicó que hay una persona investigada por estos hechos que fue identificada gracias al testimonio de un turista que se encontraba con su caravana en la zona. Asimismo, Saborido destacó la rapidez con la que se pusieron en marcha tanto el dispositivo de extinción como la propia investigación sobre sus causas, algo que hizo posible el hecho de que la Policía Local se encontrase en las inmediaciones cuando comenzó el fuego.

En cuanto a las otras dos personas investigadas en relación con los fuegos forestales en las últimas jornadas, se trata de dos vecinos de A Pobra que fueron identificados por la Policía Autonómica por un incendio que afectó al lugar de A Mercé.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Barbanza concentra un tercio del monte quemado en Galicia en los últimos días