El Camino se queda sin tapas

Los ladrones se llevaron 15 piezas que protegen el alcantarillado valoradas en 700 euros


Los ladrones también hacen el Camino de Santiago. Aunque, a diferencia de la mayoría de los peregrinos que transitan por la zona, su motivación para recorrer la ruta jacobea tiene bastante más de material que de espiritual. De hecho, los amigos de lo ajeno acostumbran a arramplar con cuanto puede serles de utilidad en los 11 kilómetros de la prolongación hasta Fisterra que atraviesa Mazaricos. Si en semanas anteriores se echaron en falta postes e hilo metálico de cierre de fincas o pastores eléctricos, en esta ocasión lo robado fueron las 15 tapas de alcantarilla situadas en la margen de la carretera que transcurre entre la aldea de Gueima y el entorno del monte Aro.

Tal y como apuntan desde el consistorio, se trata de elementos de hierro fundido que previsiblemente acabarán en alguna chatarrería de la provincia, tal y como tiene sucedido en anteriores ocasiones con las tapas robadas en más de media docena de núcleos del municipio. Se calcula que el precio de cada una de ellas puede rondar los 50 euros, por lo que los cacos se hicieron de forma sencilla con un botín de más de 700 euros.

«Ao tratarse dunha estrada apartada na que non hai tránsito de noite, puideron actuar con total tranquilidade», explican desde el departamento municipal de Obras que además de señalizar los agujeros ya han encargado unas nuevas tapas que prevén asegurar con hormigón para impedir, o al menos dificultar, que vuelvan a desaparecer.

A este robo se une el ocurrido durante la pasada madrugada en el recinto ferial de A Picota, cuando los ladrones accedieron a su interior forzando las cerraduras del portalón. Al tratarse de un local que solo se utiliza para actos puntuales, estaba totalmente vacío.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
0 votos
Comentarios

El Camino se queda sin tapas