El ritmo trepidante de la París de Noia puso al público en acción

Uxía Pérez / A. G. RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

La popular orquesta y el grupo Momboy atrajeron a numerosas personas a la Alameda y a la plaza de O Curro

27 ago 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Tal y como prevenía el panorama festivo de San Bartolomeu, los noieses se congregaron durante la noche del pasado domingo en la Alameda para bailar al marchoso ritmo de su orquesta local, la París de Noia.

La jornada anterior ya había sido muy intensa, pues los conciertos del sábado atrajeron a miles de personas y, como no podía ser de otra forma, el cansancio no pudo con los fiesteros, que volvieron a llenar la zona de los jardines de la villa.

Con una puesta en escena de lo más innovadora, propia de la Paris de Noia, es como la orquesta se presentó de nuevo ante su público. Un alarde de luces, fuego y confeti atraía las miradas de todos. Como novedad, este año el escenario contaba con dos plataformas que se adicionaban al camión y que permitían una actuación más cercana de los músicos con su público. Las acrobacias fueron una de sus grandes exhibiciones. Cuando uno de los bailarines levantó su cuerpo sobre las anillas, cientos de teléfonos móviles se izaron con él.