Tres funcionarios de la zona, cesados por marxistas

Trabajaban en el servicio de telégrafos


Un mes después del alzamiento militar que desembocaría en la Guerra Civil, quienes asaltaron el poder empezaron a tomar medidas contra los sospechosos de pertenecer al otro bando. Tal día como hoy, La Voz de Galicia daba cuenta de la decisión del general de la Octava División de cesar a 161 funcionarios de los servicios de comunicaciones del Estado. Entre ellos, se encontraban tres vecinos de Barbanza.

Los capataces de telégrafos Lisardo Vidal Rial, de Muros, Emilio Cardo Sánchez y Leonardo García López, ambos de A Pobra, fueron cesados como represalia. Según rezaba la noticia, aquella fue la primera medida «encaminada a la depuración de marxistas, revoltosos y elementos perjudiciales a la recta disciplina que en adelante ha de reinar en los organismos del Estado». Luego llegarían fusilamientos como el de Alexandre Bóveda, asesinado apenas unos días más tarde, el 17 de agosto del 36, y a quien se recuerda cada año con la conmemoración del Día da Galiza Mártir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tres funcionarios de la zona, cesados por marxistas