La borrasca deja un reguero de habitaciones libres en la hostelería

El mal tiempo provoca cancelaciones y salidas anticipadas de clientes alojados


ribeira / la voz

Las perspectivas hosteleras para este verano eran buenas, pero el tiempo las ha echado por tierra. Establecimientos de la comarca con una ocupación del 100 % para esta semana tienen que lidiar con una inoportuna borrasca que ha dejado un reguero de habitaciones libres. Unas por cancelaciones y, otras, por la marcha anticipada de clientes que ante la sucesión de jornadas con lluvia han decidido coger las maletas.

Apesadumbrado, Rafael Míguez, que regenta un hotel situado en el municipio de A Pobra, explica: «Hemos pasado de estar al completo a tener cubierto menos del 40 %. El miércoles por la noche nos anularon cinco habitaciones». Manifiesta que la campaña «está siendo pésima. Estábamos acostumbrados a los últimos veranos, que resultaron muy buenos. Julio ya fue malo».

El suyo no es un caso aislado y, en Boiro, Manuel Sánchez comenta: «Teníamos 25 habitaciones ocupadas, de las que cinco han quedado libres porque los clientes han decidido marcharse uno o dos días antes. Otros que disponían de reservas han llamado para cancelarlas ante las alertas de mal tiempo en la comarca para las próximas jornadas. Si esto continúa así, el verano puede darse por perdido».

Es una situación que está repitiéndose en la mayoría de los establecimientos, aunque a algunos les acompaña un poco la suerte. Así lo indica Carlos Tomé, al frente de un negocio en Noia: «Hemos sufrido muchas anulaciones, pero sorprendentemente hemos registrado entradas de última hora que nos han permitido compensar. No es algo usual».

Por su parte, Fernando Blanco, apunta: «Voy resistiendo. Creo que la gente está resignada. Por ahora, solo unos huéspedes decidieron anticipar la marcha».

Con la mirada en el puente

Muchos hosteleros tienen puestas sus expectativas en el puente para remontar la temporada. Lo cierto es que la totalidad de los consultados manifestaron estar al completo y, además, se muestran esperanzados «porque para esas fechas dan buen tiempo».

Es lo que expresa Manuel González, al frente de un local emplazado en O Freixo: «Hemos sufrido cancelaciones, y el volumen de gente es inferior al de otros años. Sin embargo, confiamos en que el panorama mejore en el puente». A eso mismo se agarra Carlos Tomé, quien precisa que para el largo fin de semana que comienza el 15 de agosto «tenemos lleno el establecimiento».

El ribeirense Francisco Valiño ha visto estos días como los ocupantes de tres habitaciones decidían abandonar el municipio antes de lo previsto, pero cree que las cosas mejorarán: «Para a ponte están todas as prazas ocupadas e anunciaron que haberá bo tempo. Agardo que sexa así».

Los gerentes de una casa de turismo rural de Rianxo explican que, por el momento, no se han visto afectados por las consecuencias adversas de las malas condiciones climatológicas: «Pero se isto segue así temémonos que haxa baixas».

En líneas generales, y aunque el sector mantiene la confianza en las jornadas que todavía están por llegar, los empresarios subrayan que el mal tiempo está siendo demoledor: «Recuerdo años precedentes, en los que comenzabas a recibir a los primeros clientes en mayo y el verano se alargaba hasta septiembre».

En Muros, Tino Caamaño cruza los dedos porque, hasta el momento, no ha visto reducido su nivel de ocupación. Afirma que las jornadas de lluvia muchos clientes se decantan por ir a visitar localidades próximas, como Santiago.

«Esta lluvia nos está tronzando, y eso que ofrecemos alicientes a los campistas»

El empresario Manuel Domingo Rodríguez, regente de los cámpings Ría de Arosa en Ribeira y A Pobra, resume la situación en pocas palabras cuando se le pregunta por los efectos del mal tiempo en su negocio: «Esta lluvia nos está tronzando, y eso que ofrecemos alicientes a los campistas».

 

Su alojamiento rural de Oleiros cuenta con una gran carpa para realizar actividades. Además, en jornadas lluviosas, como las de estos días, la cafetería se convierte en improvisada sala de cine. Por si eso fuera poco, el negocio tiene una llamativa propuesta: «Si llueve de forma ininterrumpida durante seis horas, a los clientes que tengan una estancia mínima de tres días les regalamos uno. Ante el mal tiempo hay que buscar propuestas novedosas».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La borrasca deja un reguero de habitaciones libres en la hostelería