Las rederas de Aguiño al fin pudieron realizar su labor a cubierto

María Xosé Blanco Giráldez
M. X. B. RIBEIRA

BARBANZA

No disponible

El colectivo llevaba años reclamando la construcción de una nave en el puerto

25 jul 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Con frío o con un sol de castigo, las rederas de Aguiño estuvieron hasta hace 23 años trabajando a la intemperie. Desarrollaban su labor en la zona portuaria de la localidad, sin un techo que les sirviera para resguardarse. Pero su situación, después de numerosas reivindicaciones, cambiaba a estas alturas de 1996, con la construcción de una nave para ellas. El entonces presidente de la Xunta de Galicia, Manuel Fraga, se desplazaba a la localidad ribeirense tal día como hoy para descubrir la placa.

Ni qué decir tiene que la situación del colectivo cambió drásticamente desde la construcción de esta nave, pero los problemas volvieron años después. La situación del edificio lo convierte en blanco perfecto de los temporales, por lo que las filtraciones, humedades e incluso goteras son constantes.

En varias ocasiones, las profesionales de Aguiño salieron a la palestra para denunciar el mal estado del que a día de hoy sigue siendo su lugar de trabajo.