Una nueva vida para los chiringuitos

En apenas tres meses la Xunta ha aprobado sendos decretos para ampliar el espacio y el tiempo que ocupan estas instalaciones, que en la comarca buscan despegar


ribeira / la voz

El verano es sinónimo de playa, pero también de chiringuito, un negocio hostelero que nunca las ha tenido todas consigo para poder salir adelante. Ya fuera por el mal tiempo o por las restricciones de las distintas Administraciones, el número de instalaciones de este tipo que existen en las playas barbanzanas apenas alcanza el medio centenar y no todas con igual fortuna. Sin embargo, la situación puede comenzar a cambiar gracias a las dos nuevas normativas que en apenas tres meses -la segunda esta misma semana- ha aprobado la Xunta para intentar afianzar este sector.

De hecho, ambas propuestas van encaminadas a dar respuesta a dos de las demandas más repetidas por los dueños de los chiringuitos: poder ampliar su espacio y permanecer abiertos todo el año. Así, desde mayo se ofrece la posibilidad de disponer de hasta 300 metros de superficie en las playas catalogadas como urbanas, y de 70 metros en las naturales, una alternativa a la que ahora se une la posibilidad de solicitar una licencia de apertura anual, prorrogable a cuatro años.

Cautelosos

Algunos empresarios quieren ser cautelosos con estas propuestas, y quieren esperar a ver como se van ejecutando. «O que está claro é que poñer un chiringuito de 300 metros cadrados supón unha inversión duns 100.000 euros, e ata agora como moito podías traballar mes e medio no verán, era imposible desquitalos», apuntó Carlos Castaño, que lleva 32 años en el sector.

También José Santiago tiene sus dudas sobre las nuevas normativas, «porque non vexo que haxa tanto espazo nos areais da comarca. Pero é unha boa idea para mellorar o nosa situación».

Ánxela Devesa: «Siempre tuve claro el concepto de negocio que quería y en donde lo quería»

Apenas levantaba un palmo del suelo y ya correteaba por los arenales pobrenses, a donde ha querido regresar todos los veranos para seguir disfrutando de ellos. Por eso, no era de extrañar que entre sus sueños estuviese uno que el año pasado por fin se convirtió en realidad: abrir el chiringuito La Naviera en A Illa. «Era un proyecto que tenía en mente desde hacía mucho. Siempre tuve claro el concepto de negocio que quería y en donde lo quería. Sin embargo, por motivos laborales, nunca disponía de tiempo para hacerlo», recuerda Ánxela Devesa.

Seguir leyendo

Varios concellos proponen unificar criterios de diseño para respetar el entorno natural

Desde los distintos concellos reconocen que, por el momento, no ha habido ningún repunte especial en el número de solicitudes para instalar más chiringuitos este verano, y eso que desde mayo está aprobada la normativa que permite abrir estos negocios tanto en playas urbanas como naturales. El alcalde sonense, Luis Oujo, considera que estas instalaciones también ayudan a dar una mayor valor a los entornos, pero siempre siguiendo unos criterios estéticos que no desentonen con la zona, «e que se abran dunha forma ordenada». Recuerda que este Concello trabaja en un proyecto con Medio Ambiente para sacarle el mayor potencial turístico a los arenales, y ahí también hay que contar con estos locales hosteleros.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Una nueva vida para los chiringuitos