El precio del suelo agrario subió en la zona el doble que en Galicia

Muchos propietarios prefieren alquilar las parcelas a venderlas


mazaricos / la voz

El valor de la tierra de cultivo aumenta cada año en la comarca. Bien sea por la puesta en marcha de iniciativas vinculadas al sector agroganadero o por el creciente interés de las explotaciones ya existentes en disponer de mayor superficie, lo cierto es que la demanda de suelo agrario va en aumento y eso provoca un repunte de los precios. Es una tendencia que se repite en el conjunto de la comunidad, si bien mientras que el crecimiento en el conjunto de Galicia es del 12 % en el último lustro, en la comarca prácticamente duplica ese porcentaje pasando de los 3,43 euros por metro cuadrado que se promediaban en el 2012 a los 4,12 que se registraron hace dos años, que es el dato más reciente que ofrece el Observatorio Galego de Mobilidade de Terras.

En lo relativo a los precios, se desprende que la comarca se sitúa entre las que registran unas cotizaciones más elevadas en el conjunto de Galicia, junto a las áreas metropolitanas de A Coruña y Vigo y Sar, O Baixo Miño y O Morrazo, que con más de 11 euros por metro cuadrado es la zona de Galicia donde la tierra de cultivo tiene un precio mayor.

Tal y como se recoge en el Informe anual sobre prezos e mobilidade da terra rústica, que elabora la Consellería do Medio Rural, en colaboración con la Fundación Juana de Vega y la Universidade de Santiago de Compostela, durante el período 2015-2017 se llevaron a cabo en Barbanza más de 2.800 operaciones de compraventa de terrenos, de ellas 1.200 eran relativas a propiedades clasificadas como superficie agraria útil (SAU) y el resto a suelo de carácter forestal.

A día de hoy, según las cifras que maneja la Dirección General del Catastro, existen un total 90.993 propietarios que se reparten 501.830 parcelas barbanzanas, con una superficie de poco más de 83.000 hectáreas. Esto supone que la extensión media de los predios rústicos en el área apenas alcanza los 1.600 metros cuadrados, claramente insuficientes para un aprovechamiento agroganadero o forestal óptimo.

Menos operaciones

Aunque puede resultar paradójico debido al importante peso del sector agroganadero en su economía, el concello de Mazaricos es también uno de los municipios donde menos operaciones de compraventa de tierras se llevan cabo.

Por el contrario, sí son habituales los arrendamientos de parcelas hasta el punto de que apenas existe SAU disponible, pues las fincas de aquellas personas que abandonan la actividad pasan, casi de forma instantánea, a formar parte de la base territorial de las explotaciones que continúan en activo.

Tal es la importancia que la superficie empieza a tener para las granjas lácteas que incluso muchos recurren al alquiler en otros municipios con el fin de, por ejemplo, sembrar forrajes como el maíz. Resulta habitual en Mazaricos donde se cuentan por docenas los ganaderos que disponen de fincas en Outes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El precio del suelo agrario subió en la zona el doble que en Galicia