La Axencia Galega de Turismo pone la lupa en las viviendas de veraneo

Las inmobiliarias demandan que se actúe sobre los alojamientos sin declarar


ribeira / la voz

A pesar de que la Administración mantiene la vigilancia del cumplimiento de la Lei de Vivendas Turísticas de Galicia con mayor hincapié en el sur de la ría de Arousa, los alojamientos de la comarca no han escapado de la lupa de la Axencia Galega de Turismo. En los últimos tiempos, las inspecciones que realizan los técnicos de la Xunta se han extendido por los principales destinos costeros, como Carnota, A Pobra, Ribeira y Porto do Son.

No obstante, y por segunda temporada estival consecutiva, son las inmobiliarias las que están atendiendo el grueso de estas visitas. Lejos de que les parezcan mal, lo que reclaman desde este sector empresarial es que se use la misma vara de medir con lo que consideran el verdadero problema: los particulares que alquilan casas o pisos de veraneo sin estar censados en el registro obligatorio de la Xunta o, directamente, sin declarar.

«Todos estamos de acordo en que a lei é moi positiva, pero debe ser para todos e sabemos que non se está cumprindo por parte de moitos propietarios», expresó el responsable de una inmobiliaria sonense. Señaló que no sería tan complicado para los técnicos hacerse pasar por un potencial inquilino y verificar si se entrega la documentación a la Guardia Civil o se cumple con los requisitos de la normativa. Precisamente, en unos apartamentos de Portosín tuvo lugar una de las inspecciones más recientes, estando todo en orden.

«Deberían centrarse en encontrar a los que no declaran, a los de los carteles en supermercados y a los que cuelgan en la Red anuncios con número de licencia de 1234 o 0000 [falsos]», destacaron desde una firma pobrense sobre la facilidad que supone hallar casos de ilegalidad.

Sanciones en Carnota

Desde A Pobra también apuntaron a que el grueso de inspecciones en Barbanza tendrán lugar en agosto, como el año pasado, en el que se produjeron más de cuatro en el municipio pobrense, otras tantas en Carnota y varias en Palmeira (Ribeira).

No obstante, la Axencia Galega de Turismo también ha actuado en la zona sobre particulares, ya que las visitas tienen lugar en aquellas viviendas que forman parte del registro, independientemente de que sean gestionadas a través de una inmobiliaria. En Carnota -un municipio que el verano pasado solo fue superado en mayor número de alojamientos censados por las ciudades de Santiago, A Coruña y Vigo- se contabilizaron varias sanciones a inmuebles irregulares localizados en Caldebarcos.

Lo cierto es que si algunas empresas ya venían barajando desde hace un tiempo centrarse en la compraventa u optar por el alquiler anual, los requisitos de la legislación continúan suponiendo un buen motivo para el cambio. «Xa non traballamos este tipo de aluguer dende hai dous anos. É certo que levábamos un tempo pensando en deixalo, pero nós como oficina non podemos atender esixencias como o control e entrada das saídas», comentaron desde una inmobiliaria boirense.

«Creemos que la oferta de viviendas más o menos se mantendrá, pero sabemos que hay gente que dejó de alquilar», valoraron en la misma línea desde un negocio ribeirense.

Los propietarios recuperaron el interés por arrendar tras el primer año de la nueva ley

Si el verano pasado la carga burocrática o los temores a incumplir algún requisito de la Lei de Vivendas Turísticas de Galicia produjeron una caída del número de propietarios dispuestos a alquilar -sobre todo personas mayores de 60 años-, el escenario ha cambiado de forma positiva tras este ejercicio, principalmente después de sopesar la pérdida económica por no haber contado con estos ingresos.

Esta dinámica se ha notado en mayor medida en la zona de Muros y Carnota. El profesional de una firma que cuenta con alojamientos en ambos concellos explicó que recuperó gran parte de los arrendadores perdidos y que «a cousa está máis madura, prefiren deixar nas nosas mans os trámites e despreocuparse».

Seguir leyendo

A tiro de Google

A las inmobiliarias de la zona no les falta razón al afirmar que no se está usando la misma vara de medir con los propietarios que están en el registro de viviendas turísticas y con los que no. Y lo peor es que dar con inmuebles sin declarar no es una odisea, es una investigación que en muchas ocasiones está a un tiro de piedra, o más bien de Google. Quizás solo haya que echar un vistazo a los anuncios que se publicitan en Internet.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Axencia Galega de Turismo pone la lupa en las viviendas de veraneo