Hemeroteca: Un buceador fue succionado por la tubería de una cetárea de Couso

El joven tenía 23 años y estaba practicando pesca deportiva con un amigo


Un ribeirense de 23 años, Juan Patiño Casais, perdía la vida hace 18 años en un extraño accidente en el mar. Al parecer, el joven se encontraba practicando la pesca deportiva en la zona costera, cuando fue succionado por una tubería de una piscifactoría y quedó clavado en un filtro punzante. Tal día como hoy del 2001, a media tarde, un empleado de mantenimiento de la cetárea ubicada en Couso hallaba el cuerpo durante un proceso de revisión de los filtros de la sala de bombeo.

En el lugar se desplegaba un amplio dispositivo para rescatar el cadáver, que había quedado atrapado a unos cuatro metros de profundidad. De hecho, en la operación participaron tanto miembros de diferentes cuerpos de seguridad y emergencias como buceadores profesionales.

El joven estaba buceando con un compañero que, al notar su ausencia, comenzó a buscarlo y acabó dando la voz de alarma. La investigación concluyó que el vecino de Listres fue succionado por una tubería que, impulsada por una bomba de achique, abastecía de agua salada a las piscinas en las que se criaba el rodaballo.

El litoral de Barbanza fue escenario de otros accidentes en los que fallecieron submarinistas. Uno de ellos, en junio del 2003. Juan Carlos Millares perdía la vida cerca de Sálvora cuando, al parecer, estaba manipulando la botella de aire.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Hemeroteca: Un buceador fue succionado por la tubería de una cetárea de Couso