No más de ocho años


N ingún mandatario, dígase presidente, gobernador o alcalde, debería estar al frente de un país, nación, organismo o institución más de ocho años. Es un principio elemental de la democracia. Ya en las polis griegas y romanas se tenía muy presente esta norma y, con la separación de poderes del barón de Montesquieu, quedó superclarísima. Nadie debe eternizarse en el poder. Por una sencilla razón: el ejercicio del poder constante, amparado o no por el apoyo popular, corrompe, termina por ser puro absolutismo del mando, un foco de corruptelas y amiguismos.

Para evitar en cierta medida esto, los próceres o padres de la patria del pueblo norteamericano elaboraron en el año 1788 una de las constituciones escritas más transparentes, libres y democráticas que hay en el mundo: la Constitución de Maryland que rige en la actualidad en toda Norteamérica y en mucho otros países latinoamericanos. Esta, junto a las leyes fundamentales de Bonn de 1919 en Alemania ha servido de base para muchas otras constituciones.

Volviendo a la de Maryland. Además de establecer la capital federal en Washington, promulga que ningún presidente de EE. UU. podrá ejercer el cargo o mandato por más de ocho años seguidos; es decir, dos legislaturas y punto. Ejemplos: Bush, Bill Clinton, Obama...

¿Por qué se ha redactado esta norma en la Carta Magna americana? Simplemente para evitar el absolutismo de los presidentes; y otra razón fue la psicológica, conociendo aquellos tribunos la personalidad humana y sus debilidades, consideraron que la persona podía tropezar una vez con la misma piedra, y era más que suficiente. Errar es humano, pero incidir es de tontos.

Así, simplemente cumpliendo el mandato constitucional se evitarían todos los males anteriores, tales como el abuso del poder, los cambalaches y esa horquilla de abandono de funciones porque se han satisfecho todas las expectativas y demás pretensiones, y el juguete se ha roto de tanto usarlo. Y ello, como consecuencia de enraizarse en el cargo. Casos tenemos para llenar un carro. Plácido Amboage. Boiro

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

No más de ocho años