Los barbanzanos donaron en el último año un millón de euros a diversas causas solidarias

Las cifra recaudada por las entidades benéficas que trabajan en la zona y las que buscan cura para distintas enfermedades va en aumento


ribeira / la voz

Cuando se llama a la puerta de los barbanzanos para solicitar ayuda, en la mayoría de la ocasiones la suelen abrir de par en par. Es cierto que siempre se podría hacer muchísimo más, pero las distintas entidades sin ánimo de lucro están bastante contentas con la respuesta que obtienen de los vecinos de la zona, gracias a los cuales se recaudaron en el último año casi un millón de euros para llevar a cabo distintas iniciativas solidarias.

La mayoría de las organizaciones que trabajan en la comarca coinciden en que, aunque hay mucha gente que acaba haciéndose socia, lo de pagar una cuota mensual echa para atrás a muchos vecinos, y la gran mayoría prefieren colaborar en iniciativas puntuales, ya sea participando en comidas y cenas para recaudar fondos por una causa concreta, arrimando el hombro en las tradicionales cuestaciones, comprando rifas o haciendo donativos de ropa, dinero y alimentos cuando se producen situaciones de extrema gravedad.

Cáritas es una de las organizaciones con mayor presencia en la comarca -hay juntas locales en nueve concellos- y la que más años lleva trabajando para los más necesitados, tanto dándoles comida y ropa, como pagando facturas y medicamentos. Durante el año pasado recaudaron a través de las distintas vías cerca de 97.000 euros en Barbanza. Manuel Mirás, consejero de la entidad en la zona sur de la comarca, cree que se podría ayudar mucho más de lo que se hace, «porque hay gente solidaria, pero realmente siempre son los mismos. Era preferible que hubiese mil personas que diesen cinco euros, que ese dinero se recaudase solo entre diez, que es lo que ocurre». Aún así, destacó que cuando hay situaciones puntuales en las que se reclama el apoyo de los barbanzanos, estos responden.

También la Cruz Roja tiene una gran presencia en la comarca, y eso se nota en los cerca de 210.000 euros que ingresaron durante el 2018 a través de las distintas iniciativas, y con los que se pudo ayudar a más de mil barbanzanos en situación de exclusión. Según apuntaron desde la entidad, su principal objetivo es «prestar apoyo a las personas en extrema vulnerabilidad a través de la atención urgente a las necesidades básicas o de bienes de primera necesidad». Ayudar a buscar empleo, colaborar con los escolares de las familias con menos recursos y fomentar la autonomía y la participación de las personas mayores son otros de sus objetivos.

Lucha contra el cáncer

Intentar luchar contra el cáncer es una cuestión que aúna el sentir de la gran mayoría de los barbanzanos, y es por ello que todas las actividades que realizan las distintas juntas locales de Ribeira, A Pobra, Boiro, Noia , Muros y Porto do Son suelen contar siempre con un respaldo mayoritario. La gerente provincial de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), Gema Abril, apunta que el año pasado se consiguieron, a través de todas las iniciativas de la provincia, 1,8 millones de euros, «de los algo más de 300.000 fueron destinados a proyectos de investigación, y 1,2 millones a atención psicológica, social y prevención».

Los barbanzanos también se han volcado en ayudar a niños con enfermedades raras, como Celia y Caye, que sufren heteroplasia ósea progresiva, o Thiago, con atrofia muscular espinal.

Hace justo dos años el grupo de Oncoloxía Médica Traslacional (Oncomet) lanzaba una campaña de micromecenazgo para poder poner en marcha un proyecto de biopsia líquida que permitiese detectar el cáncer a través de un simple análisis de sangre. El objetivo era reunir 500.000 euros, y la comarca barbanzana no se quedó atrás a la hora de arrimar el hombro. Desde empresarios como Ramiro Carregal, que envió 30.000 euros para la iniciativa, a los que se sumaron 3.000 del Concello de Ribeira, y cerca de 15.000 que reunió una plataforma de barbanzanos que se creó específicamente para apoyar este reto.

Anxos González fue una de las personas que formó parte de ese grupo y recuerda que «foi xenial toda a implicación da xente. Sorprendeunos que moitas persoas coas que non contabamos se sumasen, pero é que o cancro é unha enfermidade que chega a todas as familias». También reconoció que, aunque los donativos se recogieron en un corto espacio de tiempo, a día de hoy también se sigue obteniendo dinero para este proyecto, que ya ha conseguido dar sus primeros frutos.

«Hai xente á que xa lle detectan o cancro cunha simple análise e tamén se pode seguir a evolución de determinados pacientes a través da biopsia líquida», enumeró González, que considera que son necesarias más campañas de este tipo. «Se a Administración non pon os medios terán que saír doutro sitio».

Aunque las aportaciones que hacen los socios de las distintas entidades benéficas suele constituir una parte importante de su financiación, otra pata de estos recursos llega a través de la organización de distintos eventos solidarios. Las cenas o comidas que celebran las juntas locales de la AECC en la comarca suelen servir para reunir una importante cantidad de fondos, así como las distintas caminatas y competiciones deportivas, que muchas veces se organizan desde el propio colectivo, y otras se impulsan desde entidades ajenas.

Tampoco faltan los festivales y las rifas para poder sumar más dinero a las distintas causas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los barbanzanos donaron en el último año un millón de euros a diversas causas solidarias