El taladro que no cesa


A Pobra do Caramiñal.

Hace unos días ya mostré mis quejas después de ver como los operarios municipales de A Pobra taladraban sin piedad el malecón situado en el paseo de O Areal para colocar los paneles en los que se pegarían los carteles electorales, unas piedras de mampostería de 1930 que formaban parte del antiguo muelle pobrense y que se agujereaban sin ningún tipo de reparo. De nada valió que se denunciara esta situación en las páginas de La Voz de Galicia, porque la respuesta del alcalde en funciones fue, con tal delicadeza, que: «Siempre se hizo así».

 Las ráfagas de viento de estos últimos días hicieron que una parte de estos tableros se soltasen del malecón, y el lunes el equipo municipal los volvió a colocar y, nuevamente, a taladrar de nuevo la piedra. Me puse en contacto con la secretaría del Ayuntamiento, y como si lloviese. Ni caso. Vaya tropa, pero podemos estar tranquilos que aún nos quedan dos iglesias románicas para que el taladro no se enfríe.

Otra joya que también tenemos en este Ayuntamiento son los aparcamientos que hay en la explanada portuaria y donde desde hace más de un año no se encienden las luces por la noche. El motivo, según informan desde la secretaría municipal, es que no depende de ellos, que se trata de una zona que pertenece a Portos de Galicia y que cambió las llaves de la caja de mandos.

Después de ponerme en contacto con los responsables de la zona portuaria, me dicen que no tienen ni idea del tema. Pero eso no es todo, las luces del muelle viejo y nuevo están todos los días encendidas desde las seis de la tarde, como si hicieran falta a esas horas, mientras que las del aparcamiento permanecen a oscuras, lo que provoca que muchos conductores que van a recoger sus coches de noche vayan acojonados, porque, como es bien sabido, en este pueblo ¡nunca pasó nada!.

Puede colaborar en esta sección enviando sus textos a la dirección de correo electrónico redac.barbanza@lavoz.es

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El taladro que no cesa