Rufino Regueira: Una vida forjada desde el agua

Llegó a codearse con la élite mundial, rozó unos Juegos y ahora disfruta de una nueva vida como técnico en el País Vasco


Rufino Regueira Suárez (Boiro, 1990) era solo un adolescente cuando recibió la llamada de la élite. Forjado bajo el cincel de Juan Carlos Brión en el Club Natación Ribeira, con 14 años fue reclamado por el centro de alto rendimiento de Pontevedra. Pronto tomó las maletas para mudarse a Mallorca y regresó a Galicia antes de viajar a Francia y al País Vasco. Aquel crío, que rompió todos los récords como campeón de España en el 2009 y que se quedó a un solo segundo de los Juegos Olímpicos de Londres, disfruta de una nueva vida.

Asentado en el barrio de Intxaurrondo, en San Sebastián, su vida pasa por mostrarle el camino a seguir a los jóvenes del Bidasoa XXI, club de Irún donde recaló en el 2011 siendo todavía deportista de élite: «Estaba queimado, tanto a nivel persoal como deportivo. A rutina que tiña en Galicia afectoume e decidín cambiar. Era o ano antes dos xogos e marchei». Se lanzó a la aventura, pero, por un instante, se quedó a las puertas de su meta. ¿Duele tener tan cerca unos Juegos Olímpicos y no llegar? «As cousas pasan por un motivo. Creo niso, que todo ocorre por algo. Era a miña meta, é certo. Xa fora a un mundial e todos queremos chegar a uns xogos, pero non me frustrou, non me deixou fundido. Viña de moita presión», confiesa.

Ese intento de asaltar unos Juegos Olímpicos se convirtió en uno de sus últimos capítulos como competidor: «Seguín nadando, tiven bos resultados. Volvín a ser campión de España absoluto, pero con 23 anos a cabeza díxome: ‘ata aquí’». Fue en ese momento que el Bidasoa le abrió las puertas de su cuerpo técnico: «Un adestrador marchaba e ofrecéronme coller un equipo de rapaces. Comecei coas categorías escolares e agora, seis anos despois, estou cos alevíns. Temos outros obxectivos, como o campionato de España. Estou moi a gusto, non podo queixarme».

¿Qué le enseña un ex deportista de élite a las nuevas generaciones? «A miña intención é convencelos de que a competición mola. A min sempre me gustou, é o que lle dá salsa ao deporte», afirma un Rufino que destaca los pilares de su metodología: «Busco que entendan que é fundamental ter uns valores de traballo e sacrificio diario. Se non te esforzas non hai maneira de chegar, ni alto nin baixo. Quero que o fagan a gusto, que non se queimen».

Un deporte espartano

Aunque busca que la natación se convierta en algo ameno con entrenamientos que rompen la rutina, el antaño vecino de Abanqueiro sabe que la élite exige una implicación total: «Son moitas horas de traballo e pouca recompensa. Os meus rapaces adestran de luns a sábado uns 90 minutos. Pode ser moito, pero en Cataluña e Madrid nestas idades xa fan o dobre, con sesións de mañá e tarde. Se queres estar entre os mellores de España non tes outra alternativa que facer o mesmo».

A pesar de los entrenamientos interminables, de los malos momentos, Rufino tiene claro que sin la natación no sería el mismo. Esa simbiosis le llevó en el 2015 a crear su marca de ropa deportiva: «Entraba nunha etapa nova e pensei que quería facer. Xunto ao meu amigo Yerai Lebon pensamos en emprender, en montar unha tenda e acabamos creando a marca Nada de Nada». Tres años más tarde, sus productos siguen expandiéndose: «Nunca nos dedicamos ao 100 % a iso, eu estou adestrando e el rematando os estudos. É un proxecto que pouco a pouco vemos como chega a toda España».

A quien conozca a Rufino Regueira no le sorprenderá esa doble vertiente de entrenador y empresario. En su pasado, siendo ya nadador, sorprendía a todos enfundándose los guantes del Abanqueiro: «Chegou unha época na que practicaba cinco deportes. Recórdollo aos meus rapaces cando me din que chegan cansos. Sempre quixen estar en movemento. Iso foi o que me permitiu chegar a onde estou agora. Tiven esa sorte porque me proporcionou experiencias vitais e coñecer a moita xente. Iso é o que me deu a natación. A miña vida teño que agradecerlla a esta deporte».

Sin vuelta atrás

Aunque la morriña pueda regresar en alguna ocasión, Rufino es un vecino más de Intxaurrondo: «Estou moi a gusto aquí. Por primeira vez na miña vida botei raíces grazas á miña moza e os amigos que fixen aquí».

Como cierre de la conversación, pone encima de la mesa un par de cuestiones que desgranan a la perfección una filosofía de vida que le lleva a disfrutar cada día: «Se te fas forte de rapaz a través do deporte, logo é máis sinxelo afrontar as adversidades da vida ou a velas de forma diferente. É o que hai que aprender do deporte. Na casa non me collen nin as medallas, pero non son máis que cachos de metal. Quedo cos amigos que fixen neste tempo e coa experiencia que collín e que me ensinou a medrar». Para sus pupilos espera que entiendan e interioricen sus palabras. Primero ser personas antes que deportistas. Si lo logra, Rufino habrá conseguido otro éxito. Uno de tantos más.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Rufino Regueira: Una vida forjada desde el agua