El hospital estrena unidad de suelo pélvico con un aluvión de pacientes

El servicio comenzó a funcionar en marzo y atenderá a unas 300 personas al mes


Ribeira / la voz

El hospital de Barbanza continúa ampliando sus servicios, y en marzo estrenaba una unidad de suelo pélvico que en pocas semanas ha recibido un aluvión de peticiones de pacientes. Por el momento, se están atendiendo al día a una media de entre seis y ocho enfermos con incontinencia urinaria, «porque en la primera consulta tenemos que redactar todo el historial y nos lleva más tiempo. Se trata de un tema pudoroso y no es fácil hablar de él», explica Sabela Pensado, médico responsable de este departamento, que estima que una vez que ya esté todo el sistema más rodado podrían llegar a duplicar la cifra y alcanzar a unas 300 personas al mes.

En un principio, están tratando a barbanzanas que llegan derivadas del área de ginecología, pero el objetivo es empezar en los próximos meses con los pacientes de urología que también sufren esta patología, que afecta sobre todo a hombres que han sido operados de cáncer de próstata. Pensado reconoció que está sorprendida por la gran cantidad de vecinas de la zona que están acudiendo a su consulta, y sobre todo por su juventud, porque es una enfermedad que, en la mayoría de los casos, va aparejada a la edad, ya que se estima que la sufren la mitad de las mujeres mayores de 70 años.

«También es normal que después de dar a luz, un 60 % de las parturientas tengan pérdidas, pero a los seis meses el porcentaje se reduce a solo un 10 % de afectadas. Sin embargo, tenemos muchas pacientes jóvenes que no pueden hacer deporte e incluso tienen problemas en su vida sexual, esta es una enfermedad que afecta directamente a su calidad de vida», apuntó la especialista, que insistió en que se trata de una patología que está infravalorada porque la gente no habla de ella, a pesar de que afecta a una gran parte de la población de la comarca.

Casos más graves

En esta nueva unidad de suelo pélvico se tratarán todo tipo de incontinencias, que los especialistas suelen dividir en tres categorías: las de esfuerzo -se producen cuando se hace deporte, se estornuda o al reírse-; las de urgencia -aquellas en las que el paciente no es capaz de contener la orina-, y también están las mixtas.

Normalmente, los enfermos suelen acudir a la matrona o al médico de cabecera cuando comienzan a sufrir esta patología, y son estos especialistas los que los derivan a los servicios de ginecología y urología, con los que trabaja directamente el nuevo departamento que dirige Sabela Pensado. Esta doctora del hospital barbanzano también reconoce que hay determinados casos que por su gravedad tienen que acabar en una cirugía para implantar una malla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El hospital estrena unidad de suelo pélvico con un aluvión de pacientes