El proceso judicial por el crimen de Diana Quer entra en la fase final

Celebrada la audiencia preliminar, la ley fija un plazo de tres días para que se dicte auto de apertura de juicio

;
Arranca la la vista preliminar del caso Diana Quer Los abogados hablan en la puerta de los juzgados de Ribeira

Ribeira / La Voz

A las once de esta mañana estaban citadas las partes en el juzgado de Ribeira para la celebración de la audiencia preliminar por el caso Diana Quer, un paso intermedio en un procedimiento judicial que entra ya en la fase final. Tras la vista de hoy, la legislación fija un plazo de tres días para que el juez decida sobre la apertura de juicio oral. Tendrá que determinar también si será un jurado popular el encargado de determinar la culpabilidad del único acusado por este crimen, José Enrique Abuín Gey, el Chicle.

El acusado no ha sido trasladado a la capital barbanzana para participar en esta vista, pero sí ha estado su abogada, Fernanda Álvarez, que se ha dirigido a los medios para pedir respeto a la labor de la defensa.

Es la primera vez que la letrada de oficio encargada de la defensa del Chicle habla públicamente del caso, y lo ha hecho para reiterar que no hará declaraciones con respecto al procedimiento porque considera que, más allá de la información oficial facilitada por fuentes judiciales, lo demás «son valoraciones parciales que yo considero que única y exclusivamente deberían exponerse en sede judicial. Ese es el único motivo por el cual no voy a hacer ningún tipo de declaración. El contribuir a crear una corriente de opinión respecto a la inocencia o culpabilidad de un investigado me parece totalmente contraproducente para la Justicia».

Fernanda Álvarez defendió el derecho de defensa de cualquier ciudadano: «Si no que queremos volver a la ley del ojo por ojo y diente por diente, sin juicio previo, tendremos que hacer un esfuerzo importante y respetar los derechos de los demás para que llegado el momento se respeten los nuestros. Yo creo que es muy importante hacer un ejercicio de responsabilidad».

La letrada también tuvo palabras para la familia de Diana Quer y aseguró tajante que en absoluto es insensible a su dolor. «La defensa está realizando un deber profesional y realizando un derecho que es fundamental, que pertenece a todos», por ello pidió respeto a su trabajo y «sobre todo, a los abogados de oficio, que estamos haciendo nuestra labor».

Prueba grafológica

Unos minutos antes que ella, llegaba a sede judicial Ricardo Pérez Lama, abogado de la familia de Diana Quer, quien manifestó que iba a reiterar la petición de determinadas diligencias complementarias que habían sido denegadas. Al finalizar la audiencia preliminar, fue más explícito sobre las pruebas solicitadas. En concreto, habló de una «prueba grafológica que se había solicitado por la Fiscalía y la acusación sobre la autoría de la carta que había enviado el acusado a su familia». Esta se realizó en el acto de hoy y «el resultado es que él es el autor material de esa carta, y para nosotros es importante a la hora de ir a juicio».

Pérez Lama también fue tajante al asegurar que «me afirmo y me ratifico en el escrito que presenté» y, por lo tanto, mantiene la petición de prisión permanente revisable para el Chicle e interesó el traslado de las diligencias a la Audiencia Provincial para la apertura de juicio oral con tribunal jurado. Ahora, el juez tendrá que decidir sobre esta y otras peticiones formuladas en la jornada de hoy. 

Aunque se establece un plazo para que el juez dicte el auto sobre la apertura o no de juicio oral, no es posible determinar una fecha concreta para su celebración. El órgano competente para hacerlo es la Audiencia Provincial.

Caso Diana Quer: todas las mentiras del Chicle

JAVIER ROMERO

El autor confeso de la muerte de Diana Quer se creyó más listo que la Guardia Civil intentando conocer la investigación con engaños que solo afianzaban su culpabilidad

La mató, declaró a petición de la Guardia Civil, mintió, luego cambio de versión, y acabó negándolo todo para abrazar la estrategia del silencio. Tal vez pensó que así podía llevarse el secreto a la tumba. El siguiente paso lo dio ya detenido, 496 días después del crimen de Diana Quer: ubicó su cadáver en el pozo de una nave abandonada en Rianxo. Ahí, todavía esposado, aportó una nueva versión exculpatoria. Juró haber atropellado accidentalmente a la joven madrileña el 22 de agosto del 2016. Añadió que se asustó, de ahí que recorriera la comarca de Barbanza en coche con ella en el asiento del copiloto, tirara a la ría su móvil y escondiera, sin forzarla, el cuerpo en un pozo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El proceso judicial por el crimen de Diana Quer entra en la fase final