La comarca fue escenario de casos de furtivismo con lazos metálicos


Las muertes de ganado no son las únicas que han teñido de sangre la sierra. Entre los años 2011 y 2012, este espacio natural registró un alza en la práctica de la caza furtiva del lobo. Cuatro ejemplares de este animal fueron hallados muertos, atrapados en lazos metálicos, y algunos de ellos ejecutados -se encontraron cartuchos de escopeta- mediante el tiro de gracia. En una finca de Boiro también fueron localizadas hasta una treintena de este tipo de trampas.

Sin ir más lejos, la Asociación para el Estudio de la Naturaleza (Axena), denunció ante el Seprona la presencia de tres lazos en la sierra, el pasado octubre, al igual que otros cinco que fueron hallados, ese mismo mes pero de 2017, por cazadores en la parroquia sonense de Ribasieira. La mecánica de este artilugio se basa en que el animal queda atrapado al pasar entre él y al resistirse se va ahorcando hasta que muere desangrado o de inanición. Su uso está penado por la ley.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La comarca fue escenario de casos de furtivismo con lazos metálicos