Medio Rural indicó que la bacteria que obliga a cortar el árbol no fue hallada en ningún muestreo


A pesar de que el avance imparable de la plaga por huertas y fincas de particulares de la comarca infunde cierto temor, el mayor miedo de los profesionales vinculados a la venta de cítricos es la confirmación de la presencia de la bacteria del huanglongbing (HLB) o greening, que obliga a cortar y quemar el árbol infectado. Afortunadamente, Medio Rural confirmó ayer que este mal no ha sido detectado en ninguno de los muestreos realizados a lo largo del 2018 en la zona.

Por otra parte, en el pasado ejercicio, los técnicos de la Xunta aumentaron hasta 314 las inspecciones realizadas -en 2017 se efectuaron 247-, in situ, a nivel de todo Galicia. Fueron analizados un total de 786 frutales. Además, y enmarcado dentro del Plan de Contingencia Nacional, se instalaron 40 trampas en el interior de las zonas demarcadas -el psílido está presente en las provincias de A Coruña, Pontevedra y algunas parroquias de Ourense- y otras 35 en el borde exterior, con la intención de controlar su avance.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Medio Rural indicó que la bacteria que obliga a cortar el árbol no fue hallada en ningún muestreo