Los centros educativos de Coroso plantan cara al trapicheo de droga

Ambas direcciones solicitaron una mayor presión policial en esta zona de Ribeira

El regreso a la normalidad: en la imagen puede verse a jóvenes caminando hacia clase y otros parándose a hablar en el entorno de una Praza dos Estudantes, en el que el problema ha remitido.
El regreso a la normalidad: en la imagen puede verse a jóvenes caminando hacia clase y otros parándose a hablar en el entorno de una Praza dos Estudantes, en el que el problema ha remitido.

ribeira / la voz

Durante la pasada visita a Ribeira de la delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Azucena Martí, volvió a resonar el eco de un viejo problema en la localidad, que también ha tenido presencia en otros municipios de la comarca, en mayor o menor medida, en el pasado. La presidenta de la Asociación Renacer, María González, alertó de un repunte de la venta de drogas en el entorno de algunos centros educativos y barrios ribeirenses. Precisamente, el primer punto se trata de un hecho que motivó una petición conjunta de las direcciones del IES Número Un y CIFP Coroso para aumentar la vigilancia policial en las inmediaciones.

Aunque se corresponde con una situación que ya había causado problemas a lo largo de otros cursos, en esta ocasión el detonante se produjo poco antes de Navidad. La presencia de individuos que incluso se desplazan en coche para el menudeo de estupefacientes en el entorno de ambas instalaciones educativas había ido creando cierta situación de inseguridad que provocó que los responsables del Coroso y del Número Un, Antonio Teira y Pura Prado, respectivamente, acudiesen a la Policía Nacional.

Poco tiempo después, y tras una pelea que no estaba directamente relacionada con dicha problemática, los dos directores realizaron un escrito conjunto y mantuvieron una reunión con el alcalde de Ribeira, Manuel Ruiz. Ya durante el encuentro con la representante estatal para la lucha contra el narcotráfico, el regidor ribeirense explicó que tras aquel primer contacto se trasladó a las autoridades pertinentes, Policía Nacional y Policía Local, la necesidad de incrementar la vigilancia, una cuestión de la que tanto Prado como Teira anotaron que esta disuasión está funcionando de forma muy positiva.

Casos similares

Aunque ninguno de los responsables de institutos consultados de la comarca se atreve a afirmar rotundamente que las zonas anexas a sus centros están totalmente libres de trapicheo, lo cierto es que con el tiempo el problema ha remitido en gran medida. En algunos casos, como en el rianxeiro Félix Muriel, ya no se recuerda cuantos años hace que no tienen un conflicto de este tipo.

En otros ejemplos, como el del noiés IES Campo de San Alberto, el año pasado también contactaron con las autoridades para que se aumentase la presión de la vigilancia en el entorno del instituto. Fuentes de la dirección de este señalaron que, actualmente y desde el comienzo del actual curso, el problema ha desaparecido por completo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Los centros educativos de Coroso plantan cara al trapicheo de droga