La fibra óptica llegará a cerca de 50.000 vecinos a finales de 2020

El despliegue de esta red afectará a 267 núcleos de las tres comarcas en estos dos años


Ribeira / La Voz

Cada año que pasa se pone aún más de manifiesto que, de entre las prioridades de la población, destaca la necesidad del acceso a una conexión de Internet de alta velocidad, un estandarte que porta inequívocamente la tecnología de fibra óptica. No obstante, la realidad en la zona es que este servicio, que requiere de la implantación de un cableado específico, está presente en los cascos urbanos y lugares de mayor concentración poblacional, donde los clientes potenciales realmente suponen un beneficio claro para las empresas concesionarias. Por este motivo, tanto la Xunta como el Estado financian actuaciones conjuntas con las que este servicio será accesible para 47.700 nuevos habitantes, a finales de 2020.

Se trata de datos facilitados por la Axencia para a Modernización Tecnolóxica de Galicia (Amtega). Fuentes de este organismo autonómico señalaron que 267 núcleos de las tres comarcas se beneficiarán de un despliegue de fibra que comenzará este mismo año. En este sentido, la Xunta -a través del Plan de Banda Larga cofinanciado con fondos Feader- destina más de 960.700 euros en 65 de estos lugares, y que tendrá un alcance de 7.500 ciudadanos. Por su parte, las inversiones del Gobierno de España -mediante el Plan Estatal- llegarán a 40.100 vecinos de los 202 núcleos restantes.

En las últimas semanas se han estado produciendo llamadas de distintas operadoras de telefonía e Internet, en municipios como Ribeira y Noia, para conocer el interés de los residentes.

Un avance notorio

Es presumible que a lo largo del próximo año esta cifra puede variar, pero con tendencia a que se aumente el alcance de vecinos ya previsto. Se trata de algo que ya ha sucedido este año, ya que a mediados de 2018 la cantidad esperada para finales de 2020 era de 30.500 personas, 17.200 menos que las resultantes de las previsiones más recientes de ambas administraciones. La firma de nuevos convenios con estas o los propios planes de expansión de cada operadora son las principales explicaciones de estas variaciones.

Por ejemplo, en el caso de la Xunta, la extensión de fibra óptica en núcleos de población se corresponde con la tercera parte del Plan de Banda Larga anteriormente mencionado, un programa que comenzó en dos planos muy distintos, el empresarial y el educativo. En el último bienio se ha dotado de redes de hasta 350 megas a los polígonos de A Tomada (A Pobra); Augalevada (Noia) y a los parques de O Té (Rianxo) y Muros.

También se espera que a finales de este año todos los centros educativos de Galicia cuenten con conexiones ultrarrápidas, dependiendo de la tecnología a la que tengan acceso. Se han dado casos en los que la ausencia de fibra óptica se ha suplido con otros dispositivos, como conexiones a través del sistema 4G. 

El Gobierno central y el autonómico priorizan aumentar la cobertura en las Zonas Blancas NGA

En determinados puntos de la comarca, el despliegue de fibra óptica puede suponer pasar de la ausencia total de cobertura de Red a la posibilidad de acceder a uno de las tecnologías con mayores índices de velocidad, una cuestión en la que, tanto la Xunta como el Gobierno de España, se han dispuesto a invertir prioritariamente. Se trata de las llamadas Zonas Blancas NGA, una denominación para aquellos lugares en los que se carece de acceso a Internet con velocidad de descarga superior a 30 megas -la fibra óptica se enmarca entre los 50 megas y un gigabyte- y en los que las operadoras no tienen previsto llegar a tres años vista.

El 34 % de la población de las tres comarcas -41.641 vecinos, el grueso de periferias y zonas de carácter rural- sufre esta brecha digital.

En cifras

Los nuevos beneficiarios: 47. 700 vecinos

Esta cantidad aumenta en 17.200 personas de las que se preveía llegar el año pasado.

La extensión del servicio: 267 núcleos

Todos los concellos de la zona se beneficiarán del despliegue, eso sí, de forma heterogénea.

Cobertura actual: 35-45 %

Ni la mitad de la población de las tres comarcas dispone aún de acceso a la fibra óptica.

El problema del encaje público-privado (Sálvora)

Puede que residentes de las Zonas Blancas de la comarca piensen que su problema estará resuelto en dos años, pero a pesar de las inversiones de Xunta y Estado eso no será así. La razón del lento despliegue de fibra óptica es que se trata de un servicio del que una concesionaria debe sacar una lógica rentabilidad, por lo que no estarán interesadas en eliminar la brecha digital en el ámbito rural, sino en instalar el cable en puntos de mayor concentración poblacional, para captar clientes ahorrando costes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La fibra óptica llegará a cerca de 50.000 vecinos a finales de 2020