Paula Santiago: «É moi posible que este ano me dean o primeiro destino definitivo; pero a saber onde»


Paula Santiago se sacó hace dos años las oposiciones de maestra de Inglés. El período de funcionaria en prácticas lo pasó en el colegio de Rois, en el que sigue dando clase este año, en el que participa obligatoriamente en el concurso de traslados porque la Administración tiene que darle su destino definitivo. «A sorte que teño é que, como son de Inglés, é moi posible que este ano me dean o primeiro destino definitivo; pero a saber onde, porque as especialidades se moven antes que primaria. En primaria ás veces ata sete anos non sabes onde te van dar e iso é moito tempo», explica esta docente.

Ella ha pedido casi 300 centros, ordenándolos en función de la distancia desde su domicilio. Como vive en Ames, lo que le supone menos tiempo de desplazamiento es ir a Barbanza. «Teño un mapa e vou facendo círculos. Podes pedir por localidades, pero a min por exemplo se me toca Cedeira quédame moi lonxe. Está máis preto Pontevedra».

Muy difícil en las ciudades

Las ciudades ya son mucho más difíciles. Las vacantes de estos centros son plazas solicitadísimas y, de hecho, Paula Santiago tienen compañeros que llevan varios años concursando para obtener una plaza cerca de Compostela. Tampoco es fácil en los ayuntamientos limítrofes con las ciudades. En Bertamiráns, por ejemplo, también hay competencia.

«Que me toque a menos dunha hora de camiño». Eso es lo que pide esta joven, que reconoce que el concurso de traslados «é un pouco unha lotaría». Este curso, al ser estatal, hay que aguardar a las instancias que vienen de fuera de la comunidad, pero no suelen ser demasiadas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Paula Santiago: «É moi posible que este ano me dean o primeiro destino definitivo; pero a saber onde»