Las horas extras no consiguen desatascar los juzgados de la zona

La falta de personal y medios imposibilita que se normalice la situación tras la huelga


ribeira / la voz

El pasado 31 de diciembre, la Xunta daba por concluido el plan de ampliación de la jornada laboral para recuperar el trabajo acumulado por la huelga que secundó el personal de los juzgados gallegos -que se prolongó de febrero a junio del 2018-, y que se dejó notar especialmente en los asuntos judiciales que se tramitan en la comarca. A pesar de que muchos funcionarios de Ribeira y Noia realizaron estas horas extra para intentar normalizar la situación, a día de hoy, esta meta todavía está lejos de alcanzarse.

El panorama es especialmente complicado en la capital barbanzana, donde consideran que la iniciativa puesta en marcha por el Gobierno gallego para desatascar la situación «fue como poner una tirita para intentar parar una hemorragia», reconoció un funcionario, que dijo que el problema no se soluciona yendo a trabajar por las tardes, sino que este ya está enquistado desde hace mucho tiempo. «Llevamos años reclamando la puesta en marcha de una cuarta sala, y que se la dote de medios humanos y materiales para poder realizar el trabajo», insistió. Tanto él como sus compañeros también criticaron la implantación de determinadas leyes que lo único que provocan es incrementar todavía más su trabajo.

Pusieron como ejemplo al artículo 324 de la instrucción penal, que obliga a tramitar un asunto en menos de seis meses, transcurridos los cuales se tiene que archivar, «un plazo muy corto y que es imposible de cumplir si no se dispone de personal suficiente para hacerlo».

Un embudo

La situación en Noia no es tan crítica, ya que las horas extras que realizaron los funcionarios sirvieron para acelerar algunos trámites atrasados, pero no para desatascarlos del todo. Según explicaron desde estos juzgados, el plan de recuperación de la Xunta no se trasladó a los secretarios y a los jueces, que no ampliaron jornada, con lo cual se produjo un embudo.

Para ejemplificar este problema afirmaron que, «si se celebran diez juicios a la semana, y durante la huelga a lo mejor quedaron 150 pendientes, hay que volver a reorganizarlos en la agenda. Aunque cada día se haga uno o dos más, no se pueden hacer 25 de golpe», apuntaron. Al mismo tiempo, también reconocieron que la situación no se puede considerar caótica, pero todavía se siguen notando las consecuencias de la huelga. «Si antes se marcaban los señalamientos para dos meses, ahora se están haciendo para cada tres o cuatro». Creen que la tendencia es a que este panorama mejore y que incluso la situación podría estar normalizada en el verano.

Donde tienen todo el trabajo al día es en los juzgados de paz de Outes y Porto do Son, que a pesar de que sus trabajadores secundaron la huelga, ya han recuperado el tiempo perdido.

114

Días de huelga

Esta semana se cumplió un año del inicio de la protesta

17.000

Trámites afectados

Esta fue la cifra de casos que se retrasaron por la huelga

2.750

Plantilla judicial

De todos los trabajadores, 1.300 hicieron horas extra

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las horas extras no consiguen desatascar los juzgados de la zona